nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

7 estrategias digitales para iglesias pequeñas que quieren tener presencia en Internet

La conexión de la iglesia a Internet ampliará su alcance y trabajando de la manera correcta traerá muchos frutos a corto plazo.

  • Blogs    
  • 5 sep 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

Las iglesias pequeñas y sin muchos recursos financieros o humanos tienen una cierta dificultad al iniciar algún tipo de presencia en línea. ¿Cuál es la mejor estrategia digital para las iglesias pequeñas? ¿Qué deben hacer en Internet sin cuentan con poco recurso?¿Cuál debe ser su presencia en línea? ¿Por dónde empezar?

Internet hoy es una de las mejores maneras de alcanzar a las personas y conseguir nuevos visitantes.

Es muy capaz que prácticamente el 100% de los miembros de iglesias pequeñas ya tienen alguna presencia en línea a través de las redes sociales, por lo que ya es un inicio para cualquier movimiento en la iglesia, ya que sus miembros ya están en línea y los futuros miembros también. La conexión de la iglesia a Internet ampliará su alcance y trabajando de la manera correcta traerá muchos frutos a corto plazo.

Por eso decidí dar 7 consejos importantes para iniciar su presencia digital.

1.-Consistencia de marca y discurso: Marca y discurso incluye desde el logo de la iglesia hasta su personalidad. ¿Qué sería eso? La gente se conecta primero por lo visual, luego, colores, imágenes hablan mucho acerca de quién es usted.

Su iglesia física debe estar muy cerca de lo que usted presenta digitalmente. Esto también desvela la personalidad de su iglesia. Si usted es una iglesia más tradicional, no conviene usar redes sociales para publicar chistes, memorias o cosas divertidas. Por más que el humor sea algo bastante viral, usted pasará una imagen equivocada de la personalidad de su iglesia.

2.-Comience con un sitio: Sé que una red social es la manera más simple, fácil y rápida para introducir su presencia digital, pero el sitio es el ancla de todo. Usted necesita tener en Internet una dirección coherente con el nombre de su iglesia (evite las siglas) donde cualquier persona 24 horas, 7 días a la semana puede acceder a la dirección, fechas de cultos, horarios, quién es el pastor, y otra información.

Aquí tienes un checklist de lo que tienes que tener si creas una página en Facebook por ejemplo o un sitio web:

– Fotos y videos de su iglesia

– Dirección de la iglesia

– Las fechas y horas de culto

– Teléfonos y otros medios de contacto

– Calendario de eventos

– Descripción de la Iglesia e historia y quiénes son los pastores

– Enlace a las redes sociales en caso que tenga un sitio web

– Blog con noticias y actualizaciones de la Iglesia

Es obvio que el sitio de su iglesia puede tener más elementos y ser más complejo con la transmisión de cultos en vivo y otras cosas, pero este checklist muestra lo que es más esencial e importante en un sitio. Las personas generalmente buscan una de estas informaciones enumeradas arriba.

3.-Haga un calendario de publicación de contenidos relevantes: Con la creación de un sitio web viene la necesidad de tener estrategias de contenido. Un sitio es encontrado por las personas que usan motores de búsqueda por lo que debe mantener activo este sitio con regularidad con publicación de contenidos.

Puede ser acerca de un último culto, un estudio o reflexión, o incluso el pastor respondiendo dudas de las preguntas de la Biblia… deja que tu imaginación fluya y crea material que cautive la curiosidad de su comunidad de fe.

No sólo textos, debe publicar  imagen, vídeos, audio. Por eso el blog es importante porque es en el área en usted va a publicar todo este contenido. Puede ser una vez por semana, no importa si es poco, lo importante es mantener la regularidad y publicar contenido que realmente haga la diferencia para quien lee.

4.- Elija no más de 2 redes sociales: A veces hasta 1 red social es mejor que dos. En este caso, menos es más. Cuando las iglesias tienen muchas redes sociales y están todas anticuadas, está pasando un mensaje negativo, que la iglesia no tiene disciplina, no tiene cuido en su comunicación. Es mejor no tener red social que tener y cuando alguien entra y ve que la última actualización fue hace más de un 1 año. Esto cuenta contra la imagen y la personalidad de la iglesia. Comience con 1 red e intente mantenerla siempre actualizada antes de recurrir a una segunda red social. Aconsejo iniciar por Facebook o Instagram.

5.-Envolver a los miembros de la Iglesia: Para que usted gane notoriedad y crezca, necesitará una ayuda interna. Interna porque usted debe involucrar a los miembros de la propia iglesia. Pídale a ellos seguir y compartir en las redes sociales. Algunos pastores instan desde el púlpito, otros en avisos de banner. Me acuerdo de un pastor que pedía al principio del culto que todos los miembros abrieran sus aplicaciones de redes sociales para marcar o dar check-in que estaban en la iglesia. Esto naturalmente va a alcanzar a los seguidores de sus miembros, y si usted tiene un contenido relevante, será como polvora encendida.

6.-Use voluntarios: Toda iglesia siempre tiene jóvenes que les gusta y se conectan en Internet y redes sociales. En realidad es una gran manera de hacer dentro de la iglesia un “departamento” o “ministerio” de comunicación y redes sociales. Apuesto a que tendrán decenas de personas voluntarias a participar en esta iniciativa. Deja que se queden responsables en la publicación y el mantenimiento del sitio y las redes sociales, ya que, las iglesias más pequeñas no dispondrán a veces de recursos para pagar a profesionales.

7.- Siga el ejemplo de iglesias que te inspiran: ¿No sabe qué hacer o por dónde empezar? Busque en Internet ejemplos de otras iglesias más grandes que ya tienen una gran presencia en internet. Tal vez allí encuentras inspiración y estrategias qué hacer y cómo hacerlo. Mantente abierto para novedades y nunca dejes de buscar.

Por André Câmara: Director Nacional de la Red Boas Nuevas, mayor TV Cristiana de Brasil. Ayuda a pastores e iglesias a usar herramientas digitales para crecer, evangelizar, y ganar almas.