nav
Lunes 23 de Abril de 2018

Películas cristianas taquilleras llaman atención de los medios seculares

Los dos últimos lanzamientos del género, las películas ” I can only imagine” -puedo imaginarme- y ” Pablo, apóstol de Cristo”, prueba esta tendencia.

  • Blogs    
  • 4 abr 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

Hace algunos años, cuando hablábamos de películas cristianas, una lista no muy larga venía en nuestra memoria. Las productoras generalmente eran exclusivamente evangélicas y raramente la población cristiana tenía la oportunidad de salir de casa para ir al cine a ver una superproducción que tenía como objetivo principal hablar de Jesucristo o temas de la Biblia.

Las películas eran generalmente asistidas dentro de los templos, o en casa, a través de materiales alquilados en la sesión de “religiosos” de las arrendadoras.

Algunas iglesias proveían la propia filmoteca, con títulos didácticos y otros más amplios, pero, aún así, dejando para los miembros una lista de obras mucho más restringidas si se comparan a los días actuales.

Este escenario ha cambiado radicalmente en los últimos años. Afortunadamente, gracias a la inversión del público y de algunos productores cristianos, que resolvieron contribuir a que la temática religiosa no fuera más considerada como algo restringido al público, dicho, “religioso”.

Tal vez, la producción que inició una nueva era de las películas cristianas en Hollywood fue “La Pasión de Cristo”, del actor y productor Mel Gibson, lanzada en 2004.

La película alcanzó la marca de 600 millones de dólares, la producción de mayor taquilla en la historia del segmento.

En 2006, la película “Desafiando Gigantes” siguió la misma tendencia, seguida por “A prueba de fuego”, lanzado en 2008 y luego “Reto de Valientes”, en 2011. La película “Dios no está muerto” (2014) alcanzó los 64.7 millones de dólares, seguido de “Cuarto de Guerra”, al año siguiente, con la marca de 73,7 millones de dólares, ambos superando títulos considerados más populares.

Los títulos citados anteriormente son sólo algunos ejemplos de una tendencia que se viene revelando en el cine americano, que es el gusto por la temática cristiana. El lector ciertamente debe recordar otras producciones marcantes que ilustran muy bien esta temática, que alcanza un público cada vez más diverso.

Los dos últimos lanzamientos del género, las películas ” I can only imagine” -puedo imaginarme-  y ” Pablo, apóstol de Cristo”, prueba esta tendencia. El primero, lanzado el último fin de semana, fue el tercero de mayor taquilla en Estados Unidos. Con apenas dos semanas de estreno, acumula 38.1 millones de dólares.

El portal G1, del Grupo Globo, informó del éxito de las superproducciones cristianas como algo “lucrativo”. En realidad, parece que la población está más interesada en contenidos cargados de buenos valores y son capaces de enseñar lecciones de vida. En Estados Unidos en especial, tal vez la “onda conservadora” de la era Donald Trump esté contribuyendo a ello, donde las películas están ayudando a rescatar lo que parte de la cultura norteamericana ha perdido en las últimas décadas.

En todo caso, el hecho es que el éxito de las películas cristianas y su presencia lado a lado de las grandes taquillas del cine mundial está llamando la atención de los grandes medios. Sin duda esta es una excelente manera de promover los valores cristianos y la fe en Jesucristo.