Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
nav
Lunes 17 de Septiembre de 2018

4 grandes herejías aún vivas en la iglesia

Uno de los primeros grupos de herejes fueron los judaizantes. La mayoría de los herejes provienen de un intento de vincular paradojas con las Escrituras.

  • Blogs    
  • 30 jun 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

La mayoría de los herejes provienen de un intento de vincular paradojas con las Escrituras. Después de que se publicaron los informes de que Mark Twain había muerto, el autor aún vivo escribió en el New York Journal con esta ocurrencia: “El informe de mi muerte fue una exageración”. Me pregunto si podríamos decir lo mismo acerca de algunas de las primeras herejías, porque todavía no están del todo muertas.

¿Qué es la herejía?

La herejía no es lo mismo que el error.

La herejía es la opción de abandonar la enseñanza ampliamente aceptada sobre una doctrina esencial y abrazar la propia visión. La herejía es “predicar otro evangelio”, como Pablo declaró en Gálatas 1: 9. Técnicamente hablando, no es herejía solo porque la iglesia lo consideró así. Es herético porque es la enseñanza la que ha abandonado el “patrón de la enseñanza sana”.

Aquí hay cuatro herejías que aún no están del todo muertas:

1.-JUDAIZANTES: “LAS BUENAS OBRAS O ESFUERZOS CONTRIBUYEN A LA SALVACIÓN”.

Uno de los primeros grupos de herejes fueron los judaizantes. La mayoría de los herejes provienen de un intento de vincular paradojas con las Escrituras.

Comienzan bien intencionados, pero llevan las cosas más allá de lo que deberían. Los judaizantes comenzaron haciendo una pregunta correcta sobre la relación entre el judaísmo y el cristianismo. Cuando los gentiles incircuncisos comenzaron a seguir a Cristo y reclamar las promesas a Israel, estos judíos de toda la vida se preguntaron cómo se aplicaban las leyes del Antiguo Testamento a los seguidores no judíos de Jesús. ¿Tuvieron que circuncidarse y seguir las costumbres judías para ser miembros iguales con los judíos cristianos?

Esta buena pregunta fue abordada en Hechos 15 por el Concilio de Jerusalén. La respuesta fue que Cristo había cumplido el Antiguo Testamento y estaba dejando de lado las viejas categorías. Como Pablo resumió en Efesios 2:15, Dios estaba “aboliendo la ley de los mandamientos expresada en ordenanzas, para que creara en sí mismo un hombre nuevo en lugar de los dos, haciendo así la paz…” Fue la unión con Cristo y no las obras de la ley que califica a una persona para las promesas de Dios. Los judaizantes no aceptaron esta respuesta y le dieron problemas a Pablo en todos sus viajes misioneros.

El problema fundamental: Su problema fundamental era que consideraban que era necesario algo más que la unión con Cristo para la salvación. Según un estudio reciente realizado por Lifeway y Ligonier, el 36% de los evangélicos autoidentificados cree que “por las buenas obras que hago, contribuyo en parte para ganar mi lugar en el cielo”. Esta es la misma creencia que tenían los judaizantes. Cualquier creencia que sostenga que nuestras buenas obras o esfuerzos contribuyen a la salvación está firmemente en la misma corriente que los judaizantes.

2.-DOCETISMO / GNOSTICISMO: “CRISTO SOLO PARECÍA SER HUMANO”

Otra herejía temprana fue el gnosticismo. Aunque el gnosticismo tenía varias formas, una de las más perniciosas, y una que todavía está presente hoy en día, es el docetismo. El docetismo fue una herejía cristológica temprana que enseñó que Cristo solo parecía ser humano. El fundamento de la filosofía gnóstica era que toda la materia física era malvada y todas las cosas espirituales eran buenas. Por lo tanto, era impensable que Dios realmente tomara carne humana. Esta creencia también condujo a un severo ascetismo (castigar a la carne) o al libertinaje (ya que lo físico no tenían conexión con lo eterno).

La mayoría cree que el apóstol Juan tenía una forma docética de gnosticismo en su mira en la Escritura de 1 Juan. La Biblia es clara, “En esto conoces el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios”.

Cada vez que exaltamos lo espiritual por encima de lo físico, nosotros también caemos en la trampa…

En nuestros días, es más común que las personas nieguen la deidad de Jesús que su humanidad. Sin embargo, el dualismo de Gnosticismo / Docetismo está vivo. La Ciencia Cristiana y la Nueva Era tienen una fuerte inclinación hacia el Docetismo, pero la verdad es que, cada vez que exaltamos lo espiritual por encima de lo físico, también nosotros somos presa del dualismo de estas filosofías. Nuestros cuerpos importan. Este mundo importa negar esto es estar más de acuerdo con los primeros gnósticos que con la Biblia.

3.-TEOLOGÍA DE LA PROSPERIDAD

La forma antigua de esta herejía moderna realmente no tenía nombre, pero aparece en 1 Corintios 4: 8-13. En este texto, Pablo habla con ironía sobre aquellos en Corinto que “ya se han hecho reyes”. Los corintios creían que vivían en las bendiciones que están reservadas para el futuro. Para robar una frase popular, los corintios creían que iban a comenzar a vivir su mejor vida ahora. Creyeron cosas verdaderas, pero las aplicaron en el momento equivocado. Querían adquirir en la tierra lo que se debían buscar en el cielo.

Pensando que eso solo es cierto en la era por venir

Esta cita del maestro de la teología dela prosperidad, Kenneth Hagin, habría estado a la altura de los corintios: “Creo que es el plan de Dios nuestro Padre que ningún creyente debería estar enfermo… No es -lo digo con valentía-, no es la voluntad de Dios, mi Padre, que suframos cáncer y otras enfermedades terribles que causan dolor y angustia. ¡No! Es la voluntad de Dios que seamos sanados”.

El problema, como Pablo enseñó a los corintios, es que tal pensamiento solo es cierto en la era venidera. No hay corona sin una cruz. Esta iteración moderna de una antigua herejía es mortal. Daña a los que sufren, desvirtúa el evangelio y engendra cinismo cuando las promesas que Dios nunca hizo no se hacen realidad.

4.-PELAGIANISMO: “DIOS NOS RESPONDE Y NO AL REVÉS”

“Mira a ese bebé inocente”. Dudo que nos demos cuenta de que estamos afirmando herejía cuando decimos tal cosa. Del mismo modo, cuando el 83% de los evangélicos afirmó: “Una persona obtiene paz con Dios al tomar la iniciativa de buscar a Dios y luego Dios responde con gracia”, dudo que tuvieran la intención de afirmar la herejía. Pero es verdad. El pelagianismo es una herejía de la época de Agustín (y es otra forma de semipelagianismo) que se niega a morir.

A Pelagio le molestaba una cita de Agustín que decía: “Otorga lo que mandas y ordena lo que desees”. Pelagio creía que tal enseñanza estaba conduciendo a la inmoralidad. Creía que Agustín estaba exaltando la soberanía divina y que negaba la responsabilidad humana.

La lógica de Pelagio era que si Dios ordenaba algo… entonces los humanos  deben  tener la habilidad de llevarlo a cabo. Además, enseñó que no existe el pecado original. Nacemos con un borrón y cuenta nueva, de acuerdo con Pelagio.

Agustín no negó que los humanos fueron creados con una libertad de voluntad. Los humanos pueden hacer exactamente lo que desean. Sin embargo, debido a la caída de la humanidad, además de la gracia, siempre desearán el mal. Agustín recurrió a Filipenses 2: 12-13 para defender su punto de vista de la gracia. Es Dios quien está trabajando en nosotros “tanto para querer como para lograr”.

No fue la gracia con la que Pelagio tuvo dificultades. Era una gracia necesaria que él no podía tragar. Por lo tanto, Pelagio creía firmemente que Dios nos responde y no al revés. Aparentemente, el 83% de los evangélicos profesantes están de acuerdo.

Mike Leake  es el pastor principal en FBC Marionville en Marionville, Missouri. Actualmente está persiguiendo su Maestría en el Southern Baptist Theological Seminary.