nav
Jueves 16 de Agosto de 2018

10 formas en que podemos estar destruyendo la iglesia

¿qué ocurre si nosotros, los congregantes, somos la razón de una congregación estancada o en declive?

  • Blogs    
  • 21 jul 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cuando las iglesias luchan o comienzan a morir, es fácil señalar con el dedo al liderazgo. Si solo los sermones fueran más interesantes, o la música fuera diferente, o tal vez si hubiera más ministerios disponibles, ¡entonces la gente vendría en abundancia! Pero, ¿qué ocurre si nosotros, los congregantes, somos la razón de una congregación estancada o en declive? Como parte del cuerpo de Dios asignado con el mensaje del evangelio y la tarea de hacer crecer a su iglesia, lo que hacemos o no hacemos puede tener un gran impacto.

Aquí hay 10 formas en que podemos estar destruyendo nuestra iglesia.

1.-CON NUESTRAS PALABRAS

Los chismes, las murmuraciones, las calumnias y las desavenencias pueden crear ondas de desunión que finalmente conducen a relaciones cercenadas, equipos ministeriales destrozados y cristianos heridos.

La Escritura dice que el amor siempre protege.* Cuando nos sentimos tentados a decir algo, debemos preguntarnos: ¿Estoy protegiendo a este otro individuo? Y, ¿estoy protegiendo la unidad de la iglesia? Cuando compartimos con otros con respecto a una “ofensa”, corremos el riesgo de dañar la opinión de otro miembro de la iglesia de un compañero, sentando así las bases para la división.

Si debemos desahogarnos, podemos hacerlo sin mencionar nombres, y siempre podemos desahogarnos ante Dios. Él es el único que percibe la situación y todos los involucrados con precisión. Si debemos llevar a otros a un conflicto, debemos hacerlo siguiendo las instrucciones muy claras de Cristo que se encuentran en Mateo 18: 15-17.

* Tenga en cuenta que esto no se aplica a situaciones de violación o abuso.

2.-QUEJÁNDOSE

Quejarse puede parecer inofensivo, pero se deriva de una perspectiva negativa, una que arrojamos a todos los demás, y nos derriba a nosotros.

En Números capítulo 11, las Escrituras cuentan una historia acerca de los israelitas, ya que Dios los estaba guiando a través del desierto hacia la Tierra Prometida. Los rescató de los egipcios, los sacó de la esclavitud y les proporcionó todas sus necesidades.

Pero a medida que el viaje continuó, y caminaron a través del desierto cálido y seco día tras día, se alimentaron y expresaron su negatividad. En números 11 dice: “Pronto la gente comenzó a quejarse sobre sus dificultades, y el Señor escuchó todo lo que dijeron. Entonces la ira del Señor ardió contra ellos… “, (NTV).

Es interesante notar que Moisés, el líder elegido de Dios, se quejó mucho, pero no hay evidencia en las Escrituras que esto haya enojado a Dios. ¿Por qué?

La diferencia fue que Moisés se quejó a Dios mientras que las personas se quejaban entre sí, y en poco tiempo, esta negatividad creció e infectó a todo el campamento. Poco después, los hermanos de Moisés criticaron a su hermano, lo que posiblemente condujo a un levantamiento. Luego, en el capítulo 13, cuando Dios envía exploradores para explorar la tierra que ya le había dado a su pueblo, continuaron por lo que se había convertido en una cultura de negatividad y convencieron a la gente de que la oposición al plan de Dios era mayor que Dios mismo.

La negatividad es contagiosa, tóxica y puede llevar a un grupo de personas y a la iglesia a creer que lo difícil o lo desagradable es más grande que Dios.

3.-NO MORIR A SÍ MISMOS

Las Escrituras les dicen a los creyentes que “mueran” a sí mismos ( Mateo 16: 24-24 ) y vivan para Cristo y su misión. La iglesia no está aquí para servirnos, sino que debemos servir a la iglesia. Aunque ciertamente nos beneficiamos de una comunidad piadosa y de una enseñanza sólida, eso es para que podamos servir mejor.

En Romanos 12: 1-2 , Pablo dice: “… le ruego que entregue sus cuerpos a Dios por todo lo que ha hecho por ustedes. Que sean un sacrificio vivo y santo, del tipo que Él encontrará aceptable. Esta es la verdadera manera de adorarlo” (NLT).

Debemos dar a todo nuestro cuerpo, todo nuestro ser -pensamientos, voluntad, acciones, palabras, dones, tiempo- a Dios para que lo usemos como Él quiera.

4.-MIOPÍA

Dios coloca intencionalmente a visionarios dentro de nuestras iglesias, aquellos con el don de soñar en grande y alistar a otros para que lo ayuden. Para captar y perseguir una visión, la iglesia debe asumir una cierta cantidad de riesgo y, a menudo, cambiar, dos cosas con las que muchos se sienten incómodos. Podemos sentirnos tentados de limitar o criticar la visión que Dios ha proyectado, pero Él nos ha llamado a un crecimiento e impacto continuo. Que nunca seamos el factor limitante dentro de nuestra iglesia.

5.-AUTOABSORCIÓN

Este rasgo puede presentarse de muchas maneras: derecho, miseria, ofenderse fácilmente y ser demasiado inseguro. Cada vez que nos obsesionamos con nosotros mismos, ya sea que se centre en nuestras deficiencias o en nuestros problemas, perdemos de vista la misión a la que Dios nos ha llamado. Nuestro mundo se reduce constantemente, y en lugar de estimularnos a crecer en amor, fe y servicio, esto generalmente nos hace crecer en la miseria. Incluso podría hacer que nos aislemos y autoprotejamos.

Mientras más nos enfocamos en nosotros mismos, más miserables nos volvemos. Mientras más nos enfoquemos en los demás y en la misión redentora de Dios, más paz y alegría experimentamos, y mayor es nuestro impacto en nuestra iglesia y comunidad.

6.-JUICIOSOS

Todos tenemos un poco de fariseo en nosotros, y a menudo sale cuando estamos menos alerta. Podría ser ese primer pensamiento que recorre nuestro cerebro: “Ella nunca lee su Biblia”. O: “Siempre es tan brusco. Él necesita desarrollar más frutos del Espíritu”.

Aunque Dios llama a sus hijos para decir la verdad a las vidas de los demás, debemos asegurarnos de haber desarrollado el puente relacional para apoyar las amonestaciones amorosas. Si no lo hemos hecho, lo más probable es que estemos malinterpretando la situación y que suceda mucho más de lo que hemos considerado.

Y la mayoría de las veces, nuestro juicio no proviene de un lugar de amor, sino más bien de orgullo, desencadenado por el pensamiento: “Nunca haría eso”. El orgullo es feo, y otros tienden a darse cuenta, ya sea que expresemos esos negativos pensamientos o no ¿La solución? Necesitamos revisar nuestros corazones, diariamente, pidiéndole a Dios que elimine todas las cosas que se interponen en su camino.

7.-EXPECTATIVAS POCO REALISTAS DE NUESTROS LÍDERES

Se espera que los pastores y líderes ministeriales de hoy visiten a los enfermos, asesoren a los heridos, sean de todo para todos, y más, mientras investigan y preparan el sermón de cada semana. De alguna manera, nos olvidamos de que tienen vidas fuera del ministerio, de familias a las que son responsables y de que hay una sola persona que puede hacer en una semana determinada.

Debemos recordar que la función principal de un pastor es predicar la verdad. Deben tamizar cada oportunidad y expectativa congregacional a través de la voluntad de Dios. Nuestro papel es confiar en lo que están haciendo, apoyarlos en la misión que Dios les ha dado y buscar ser bendiciones, no limpiezas. Su papel es obedecer a Cristo, no a los congregantes más ruidosos, más ofendidos o más descontentos.

8.-GENTE COMPLACIENTE

En la iglesia, las personas complacientes se ven con mayor frecuencia cuando, por culpa o quizás por un deseo de verse bien o evitar quedar mal, asumimos roles que no son para nosotros. Cuando hacemos esto, no solo corremos el riesgo de sentirnos frustrados e ineficaces, sino que podemos evitar que otros asuman las tareas que Dios ha asignado.

Este es también uno de los caminos más rápidos para quemarse, lo que podría hacer que no hagamos nada. Sin embargo, cuando servimos debido a las indicaciones de Dios, Él enciende una pasión dentro de nosotros y nos da la fuerza y ​​la capacidad para completar lo que Él ha asignado.

9.-MUNDANALIDAD

Nuestras iglesias están llenas de demasiados cristianos inmaduros y estancados. Aquellos que vienen el domingo por la mañana, escuchan el sermón y cantan algunas canciones, luego siguen con sus días como si nunca hubieran asistido. Pasamos más tiempo hablando de la próxima venta de ropa o juego de fútbol que las cosas que hacemos para Dios.

Pero Él tiene mucho más planeado para nosotros que compras estúpidas y entretenimiento momentáneo. Nos llamó a vivir una gran aventura, una de increíble impacto y crecimiento constante, una que nos satisfará más y nos dejará satisfechos por más tiempo de lo que un viaje rápido al centro comercial podría hacer.

10.-CALIENTA BANCAS

Imagine pasar por la vida sin una pierna o navegar la ciudad sin visión. Para algunos de ustedes, eso es una realidad, para que conozcan los desafíos. Pero, ¿y si esa pierna estaba a su alcance pero no estaba dispuesta a ayudar?

En 1 Corintios 12: 12-27 , Pablo usa la analogía del cuerpo humano para explicar los diversos dones y roles espirituales dentro de la iglesia. “Si una parte sufre” o se desengancha, “todas las partes sufren con ella” ( 1 Corintios 12:26 , NTV). ¡Imagina una iglesia llena de nada más que pies!

Si nuestra iglesia se siente desequilibrada, antes de quejarse o señalar con el dedo, deberíamos controlarnos a nosotros mismos. ¿Estamos haciendo lo que Dios nos ha llamado a hacer, o hemos elegido convertirnos en calienta bancas, agravando así el problema?

Dios hará crecer su iglesia. Él ha estado salvando a la humanidad y cambiando vidas desde la creación, pero nos ha invitado a unirnos a él. Más que eso, nos ha dado a todos y cada uno de nosotros la responsabilidad de fomentar una iglesia próspera y dejar un impacto eterno en nuestra comunidad. Que practiquemos esos comportamientos que facilitan la unidad, el crecimiento y la transformación mientras que, al mismo tiempo, nos alejamos de los comportamientos que destruyen las iglesias.

Porque hay mucho más en juego que nuestros sentimientos, orgullo o preferencias.

La editora, novelista y conferencista Jennifer Slattery tiene una pasión para ayudar a las mujeres a descubrir, abrazar y vivir quiénes son en Cristo. Como fundadora de Wholly Loved Ministries, (http://whollyloved.com) ella y su equipo organizaron eventos en iglesias anfitrionas diseñadas para ayudar a las mujeres a descansar en su verdadero valor y vivir con el máximo impacto.