nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

La fe llega a los teléfonos móviles: “¿Has hablado hoy con Dios?”

La fe y la tecnología se unen en la telefonía móvil religiosa, un novedoso servicio que permite a cristianos, judíos y musulmanes de Estados Unidos comunicarse entre ellos, y con Dios, en su propio idioma espiritual.

  • Ciencia y Tecnología    
  • 7 abr 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

La fe y la tecnología se unen en la telefonía móvil religiosa, un novedoso servicio que permite a cristianos, judíos y musulmanes de Estados Unidos comunicarse entre ellos, y con Dios, en su propio idioma espiritual. La compañía “Good News” ofrece un servicio para los cristianos, mientras que la empresa “Mirs Communications”, filial de Motorola, tiene planes de hacer llegar su exitoso móvil “kosher”, disponible en Israel, a las comunidades judías ortodoxas de EEUU.

Los móviles “kosher” son, básicamente, teléfonos en su estado más puro: sólo permiten hacer y recibir llamadas, y están desprovistos de funciones que, a los ojos de los rabinos, pueden “distraer” al devoto.

Estos teléfonos, actualmente en los bolsillos de unos 20.000 suscriptores en Israel, no tienen cámaras digitales, mensajes de texto, acceso a Internet, opciones de vídeo ni de descarga de música.

Se llaman “kosher” porque llevan el sello de aprobación del “Comité Rabino para las Comunicaciones”, al igual que los alimentos que cumplen con ciertos criterios de la ley dietética judía.

Sin embargo los servicios de telefonía móvil cristiano y musulmán, añaden, en vez de eliminar, funciones.

“Good News Holdings” y “Barna Group” lanzaron recientemente en EEUU su “FaithMobile” (“Fe Móvil”), un servicio para los suscriptores de las compañías Cingular, Alltel y T-Mobile que ofrece escrituras, timbres y vídeos cristianos.

Su eslogan publicitario es: “¿Has hablado hoy con Dios?”.

“En nuestras vidas tan ocupadas, donde buscamos un equilibrio entre la familia, el trabajo, la iglesia y nuestras relaciones personales, es maravilloso que ahora podamos escuchar la palabra de Dios con sólo apretar un botón”, dice Jim Sands, director de “Promise Keepers”, una organización de hombres cristianos con más de cinco millones de miembros en EEUU.

Según un sondeo publicado en septiembre pasado por la revista “Newsweek” y la empresa “Beliefnet”, el 40 por ciento de los estadounidenses está buscando una relación más cercana con Dios, y más del 70 por ciento reza semanalmente.

Los musulmanes también tienen su propio teléfono móvil hecho a la medida, fabricado por la compañía con sede en Dubai “Ilkone Mobile Telecommunication” y a la venta en EEUU a través de la distribuidora “Tradelink Inc”.

El teléfono (ikone 800) tiene instalado una brújula que orienta a los devotos hacia la Meca -el lugar al que deben mirar los musulmanes cuando rezan- y trae una versión completa del Corán con una traducción al inglés.

Para los estudiosos de los ámbitos tecnológico y espiritual, la invención del móvil religioso tiene mucho que ver con el estatus que ha cobrado este aparato como símbolo de identidad o escaparate de ciertos rasgos de la personalidad.

El tipo de tono del teléfono, por ejemplo, dice mucho de quien lo porta.

Es así como junto a los móviles cristianos han ganado popularidad los tonos con canciones como “In Christ Alone”, de Brian Littrell, y “Father, Spirit, Jesus”, de Casting Crowns, disponibles en la página de Internet “starpulse.com”.

Otra compañía cristiana, “Jireh Business Development”, tiene un servicio llamado “JirehMobile”, que vende tonos con canciones que describe como “hip-hop sagrado”.

Y mientras el Vaticano ya ofrece el “Pensamiento del Día” del Papa a través del móvil, la firma británica “Universalis”, que edita literatura católica, brinda un servicio eclesiástico para móviles las 24 horas del día, siete días a la semana.

Sin embargo, algunos líderes espirituales prefieren mantener la religión y la tecnología cada una en su santo lugar.

La Iglesia Católica de Filipinas, por ejemplo, ha prohibido la confesión y la absolución por medio de mensajes de texto, según un artículo publicado en “wirednews.com”.

Noticiasdot