Microchips implantados en el cuerpo para pagar en la tienda

Según un estudio muchos consumidores británicos aceptarían los microchips implantados bajo la piel. De ese modo no tendrían que recurrir a la tarjeta de crédito o al dinero en metálico para pagar sus compras.

  • Ciencia y Tecnología    
  • 17 oct 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Muchos consumidores británicos aceptarían la implantación de microchips en sus cuerpos para no tener que utilizar tarjetas de crédito o dinero en metálico en sus compras, según una encuesta del Instituto británico para el Estudio del Sector de la Alimentación (IGD).

Uno de cada diez adolescentes, pero también uno de cada veinte adultos, se dice dispuesto a soportar un microchip en su cuerpo para pagar sus compras y ayudar a prevenir los fraudes relacionados con las tarjetas de crédito, según esa encuesta.

Un escáner permitiría leer el microchip, de forma que se conectaría inmediatamente con los datos bancarios del cliente. Esta tecnología ya se utiliza para tener controlados a los animales como caballos, perros o gatos.

El mercado minorista podría pensar ya en otros métodos de pago como las huellas dactilares y las técnicas de reconocimiento del iris ocular.

UN CASO EN BARCELONA
El periódico británico indica además que el único caso conocido de pago de microchips implantados en el cuerpo humano es en el VIP Baja Beach Club de Barcelona, cuyos clientes, en traje de baño, no pueden guardar monederos ni billeteros.

El club barcelonés ofrece a su clientela un microchip, que se les inyecta en el brazo y les permite el acceso a algunas zonas del local así como pagar sus consumiciones en la barra.

Según la analista de mercado de IGD, Geraldine Padbury, aunque muchos consumidores pueden temer por su privacidad, los adolescentes, que constituyen la próxima generación de compradores, no tendrán prejuicios en utilizar los chips.

Además, en teoría los microchips permitirían también, si se quisiera, incluir otros datos como el DNI, la tarjeta sanitaria, o el historial clínico; con lo que su uso sería de una utilidad manifiesta… aunque también facilitaría el control de las personas, con la privación de la libertad individual (y también dirán sus defensores, asegurarán el control de maltratadores, pedófilos y delincuentes).

El debate, y sus posibles consecuencias, está abierto. Cada vez más abierto.

ACPress.net