nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Científico que pronosticó terremoto en Japón, presagia otros sísmos en EU y el Cáucaso

EEUU y la región del Cáucaso en el futuro pueden ser sacudidos por terremotos, advirtió Valeri Abramov.

  • Ciencia y Tecnología    
  • 29 mar 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Lo mismo que sucedió en Japón, puede suceder Estados Unidos y Rusia, en el futuro pueden ser sacudidos por terremotos, advirtió recientemente el jefe del laboratorio de geología regional y tectónica del Instituto del Océano Pacífico de la Academia de Ciencias de Rusia, Valeri Abramov.

“Se espera una activación sísmica en América del Norte, exactamente en la parte central de los EEUU, entre Kansas y Louisville, donde hay un triángulo de alta actividad tectónica.

En la parte sur de este triángulo ya hubo una tragedia, la inundación. Ahora allí ocurrirán acontecimientos sísmicos de gran magnitud”, reveló Abramov.

El científico, que en colaboración con otros investigadores de Lejano Oriente, pronosticaron el devastador terremoto, ocurrido recientemente en Japón, en un artículo publicado en revista de la UNESCO en 1997, dijo que para no puede revelar la fecha en que ocurrirá el terremoto que pronostica en EU para no causar pánico.

Indicó que también existe, una seria amenaza de riesgo sísmico en la región del Cáucaso, sur de Rusia, donde puede registrarse un sismo semejante en magnitud al ocurrido en 1988, Spitak, Arménia que se cobró la vida de 25 mil personas.

Según sus palabras, estos pronósticos están respaldados por resultados de investigaciones realizadas con la metodología rusa ”ЗЕЛУС”, que permite determinar los ciclos de descarga sísmica, es decir la periodicidad geológica, su preparación, la activación de los subsuelos y la descarga del foco del terremoto.

Abramov, agregó que aunque existe la opinión que pronosticar los terremotos es imposible, la historia de la sismología muestra casos de pronóstico exitoso de terremotos en China, Irán, India, Afganistán, Turquía y otros países.

“En primer lugar los pronósticos son posibles gracias al conocimiento de los mecanismos de la actividad sísmica y la existencia de una amplia base de datos estadísticos en sismos, subrayó el científico.