Convierten la Biblia en una joya de cinco milímetros

“Hemos compilado todo el Nuevo Testamento en una versión de cinco milímetros. Se puede leer con un microscopio pero el objetivo primordial es que se pueda llevarse encima a todos sitios”, Ami Bentov, fundador y director general de Jerusalem Nano Bible.

  • Ciencia y Tecnología    
  • 23 may 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

La ‘nanotecnología’ al servicio de la fe. Lo más moderno junto a lo más viejo. Las escrituras milenarias junto a los rayos del nuevo milenio. El Nuevo Testamento ahora estará en un un ‘chip’ de cinco milímetros. Se trata de una joya bíblica que en seis semanas estará al alcance de decenas de miles de creyentes.

“Se suele decir aquello de ‘que la Biblia vaya siempre contigo’. Pues ahora nosotros hacemos que sea más posible y cómodo que antes.

Queremos que los cristianos tengan la posibilidad, si lo desean, de viajar por todo el mundo con la Biblia pegada a su cuerpo. Cerca de su corazón para poder sentirlo”, comenta el fundador y director general de Jerusalem Nano Bible, Ami Bentov, mientras enseña el ‘chip’.

“Hemos compilado todo el Nuevo Testamento en una versión de cinco milímetros. Se puede leer con un microscopio pero el objetivo primordial es que se pueda llevarse encima a todos sitios. Puede incrustarse en una joya, un collar, un libro o en unas gafas como alguien ya nos ha pedido”, explica a ELMUNDO.ES.

Este empresario tiene mucha fe en la llamada “Biblia más pequeña del mundo”.

Por si acaso le gustaría que el ‘nanochip’. El minúsculo artilugio ha sido creado por el departamento de Nanotecnología de la Universidad de Tel Aviv.

“Las letras están fijadas en la placa de silicio con unos rayos muy exactos. Cada letra son 600 nanómetros y un nanómetro son unos 10 átomos”, indica el doctor Yigal Lilaj, encargado de esta obra.

Bentov aclara que el formato no es nuevo: “Hace varios años, ya se creó en Israel un chip del Tanaj (Biblia) que recibió el presidente Simón Peres para entregárselo al Papa Benedicto XVI. Nosotros quisimos convertirlo en algo más popular, es decir fabricar en cadena decenas de miles de chips a un precio asequible”.

La unidad más simple (sin accesorios o adornos) costará 70 dólares. Bentov reconoce que el cliente potencial no lo encontrará en su país sino en las asociaciones religiosas cristianas de todo el mundo, empresas turísticas que organizan viajes a Tierra Santa, la industria de los souvenirs religiosos y joyerías que deseen comprar el chip para envolverlo a su gusto.

“Hay joyeros que se han interesado en el chip. Nosotros se lo damos y ellos hacen su trabajo para presentarlo como una joya”, cuenta. Una de las condiciones es la inclusión de la marca Jerusalem Nano Bible.

Fuente: Mundo Es