nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Investigación científica revela detalles del sufrimiento de Jesucristo

un equipo multidisciplinario realizó un estudio cefalométrico en el sudario de Turín en el que supuestamente fue envuelto Jesús después de su muerte. Con base en la fotografía y el escaneo, fue comprobada una luxación de articulación temporomandibular dislocado.

  • Ciencia y Tecnología    
  • 7 dic 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

ITALIA.- Los relatos sobre la muerte y crucifixión de Jesucristo registrados en la Biblia siempre han intrigado a la humanidad. Algunos estudiosos creen que la pieza de lino llamada “manto sagrado” o “sudario de Turín” puede revelar detalles de cómo ocurrió.

A pesar de las controversias que siempre han implicado respecto al sudario, los expertos de la Universidad de Brescia, Italia, revelaron que pueden presentar los detalles del sufrimiento de Cristo antes de su muerte.

un equipo multidisciplinario realizó un estudio cefalométrico en el sudario de Turín en el que supuestamente fue envuelto Jesús después de su muerte. Con base en la fotografía y el escaneo, fue comprobada una luxación de articulación temporomandibular dislocado. Esa lesión podría haber sido causado por golpes dados en el rostro de Jesús. Existe un paralelo claro con lo que los evangelios narran.

Los científicos afirman que las personas que golpearon a Jesús se dirigieron principalmente a la cara a la hora de golpearlo. Esta dislocación muestra una fractura en la mandíbula, cuya principal causa es la agresión física.

La tela de 4,3 metros de longitud se almacena en Turín y tiene períodos de visita controlados.

Oficialmente, la Iglesia Católica no dice que el cuerpo de Cristo fue envuelto en ella o que algún milagro ocurrió para la creación de la imagen.

Lo que los investigadores saben, es que la imagen en la tela es un hombre “que sufrió un trauma físico de una manera consistente con la crucifixión, después de haber sido golpeado, flagelado y coronado de espinas”. Sin embargo, las pruebas de datación por carbono no pueden demostrar si realmente fue en el primer siglo.