Inteligencia artificial revela orígenes de la Biblia

Un análisis digital innovador basado en la inteligencia artificial, está revelando a los estudiosos un poco más sobre los orígenes de la Biblia.

  • Ciencia y Tecnología    
  • 21 abr 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

ISRAEL. – Hace unos 2.600 años atrás, los judíos que viven en Jerusalén, antes de que fuera tomada por Nabucodonosor dejaron varias inscripciones en fragmentos de cerámica llamada ostraca. En general, eran los registros de los comandos militares y pedidos de suministros. Son textos que no tienen nada que ver con la Biblia, pero pueden ayudar a una mejor comprensión de la conservación del texto sagrado.

Un análisis digital innovador basado en la inteligencia artificial, está revelando a los estudiosos un poco más sobre los orígenes de la Biblia.

Arie Shaus de la Universidad de Tel Aviv, es un miembro de un grupo selecto de matemáticos y los arqueólogos que utilizando un software avanzado están analizando la alfabetización en los tiempos antiguos.

El primer estudio fue publicado en Proceedings of the National Academies of Science. Él llegó a la conclusión de que la capacidad de leer y escribir era común en el reino de Judá y esto facilitó la elaboración posterior de los textos bíblicos.

Existe una controversia teológica que envuelve los textos bíblicos más antiguos, como los libros de Josué, Jueces, 1 y 2 Reyes.

Estos tendrían que haber sido terminados al final del período del Primer Templo. En el año 586 a.C. cayó Jerusalén durante el reinado babilónico. Según Shaus los meses previos a la caída dejaron registros militares, incluso indican cómo la gente podía escribir.

Las nuevas herramientas y técnicas de procesamiento de imágenes han sido capaces de comparar y contrastar las formas de los caracteres hebreos antiguos. De este modo, se identificaron diferentes manuscritos. El proceso es similar al algoritmo de las empresas de tecnología que trabajan con firmas digitales.

El aspecto más importante del trabajo de Shaus y sus asociados es el uso de una sofisticada tecnología de reconocimiento de imágenes en el estudio de los textos antiguos. Al aplicarse esos métodos de modo más amplio, pueden ser capaces de determinar cuándo, dónde y quienes escribieron los textos de la Biblia.