Físicos aseguran que la Biblia les reveló cómo embalar nanopartículas

“En este verso se mencionan todas aquellas cosas que hicimos nosotros en el laboratorio”, dice Mohammad Saadatfar de la Universidad Nacional de Australia en Canberra.

  • Ciencia y Tecnología    
  • 16 may 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

AUSTRALIA. – Físicos y matemáticos australianos descubrieron la manera más compacta de embalar las nanopartículas siguiendo el verso sobre la retribución del que habla la Biblia, informó la revista Nature Communications.

“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”, Lucas 6:38.

“En este verso se mencionan todas aquellas cosas que hicimos nosotros en el laboratorio”, dice Mohammad Saadatfar de la Universidad Nacional de Australia en Canberra. El físico reconoce que la Biblia planteó uno de los principales problemas matemáticos, físicos y químicos todavía no resueltos: cómo embalar los granos de trigo o de otras estructuras alargadas, de manera más compacta.

Saadatfar y sus colegas decidieron averiguar por qué no se puede apretar más los granos mediante el estudio de la forma de embalaje de nanopartículas de poliacrilato. Los físicos las echaron en recipientes de diferentes tamaños y formas —en cilindros, así como en cuencos esféricos y rectangulares— y los sacudieron con ayuda de generadores de vibraciones.

Al examinar estas estructuras con rayos X y tomografía computarizada, el equipo de Saadatfar descubrió que, en realidad, están organizados en conjuntos de cinco pirámides pegadas entre sí compuestas de tres nanopartículas. Las estructuras de este tipo, según los físicos, no pueden ser embalados más densamente, si no se convierten en cristales cúbicos, entonces, aparecerán inevitablemente grandes poros y cavidades.

“No es tan fácil conseguirlo, puesto que es necesario aplicar una cantidad muy precisa de energía para no destruir los cristales y, al mismo tiempo, hacerlos lo suficientemente inestables para convertirlos en estructuras cúbicas”, dice el físico.

El Dr. Saadatfar también resaltó que la transición a un acuerdo de embalaje más estricto fue mencionada en la Biblia. “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”, menciona todos los protocolos experimentales que usamos en el laboratorio: presionar, sacudir y verter “, dijo Saadatfar. “No estoy seguro de que los autores de la Biblia hayan establecido la base de la matemática en ello”.

Saadatfar dijo que el conocimiento podría ser vital para construir rascacielos en la arena, entender cómo se almacenaban los granos en silos o cómo se envasaban y se entregaban drogas a objetivos específicos del cuerpo.