nav
Lunes 23 de Abril de 2018

Científicos crean “híbridos” de hombre y oveja para cultivar órganos para trasplante

Las noticias generan un amplio debate en la esfera de la bioética y acusaciones sobre “jugar a ser Dios”.

  • Ciencia y Tecnología    
  • 12 mar 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- El año pasado, un equipo de investigadores estadounidenses produjo “embriones híbridos” a partir de la mezcla de células humanas con embriones de cerdo, creando lo que se llama entre especies quimeras. El nombre se refiere a las criaturas mitológicas resultantes de la mezcla de diferentes tipos de animales.

La noticia generó amplio debate en la esfera de la bioética y acusaciones que ellos estaban “jugando a ser Dios”.

Sin embargo, volvieron a hacer experimentos, esta vez con una oveja. Según los científicos, el objetivo sería cultivar órganos para trasplantes.

Se trata de un experimento donde partes del cuerpo humano se cultivan dentro de animales. Así surgió así la primera quimera de “oveja-humana”, con la introducción de células madre humanas en embriones de ovejas.

El resultado es una criatura 99% oveja y 1% humana. Aunque los embriones creados en laboratorio han sido destruidos después de 28 días, este tipo de investigación ha vuelto a crear controversias.

El doctor Hiro Nakauchi, de la Universidad de Stanford, uno de los líderes del equipo, insiste en que “la contribución de las células humanas hasta ahora es muy pequeña.

No es un animal con rostro humano o cerebro humano”.

Durante una presentación en el encuentro anual de la American Association for the Advancement of Science, en Texas, mostró que sólo una de cada 10.000 células en los embriones ovinos era humana.

En el caso de los cientos de miles de personas que aguardan la donación de órganos, el intento de creación artificial de ese tipo de vida encuentra resistencias hasta en el medio académico.

El biólogo reproductivo Pablo Ross, de la Universidad de California, quien también colaboró en el experimento, explica que las ovejas tienen ciertos órganos – como el corazón y los pulmones – que son similares a la nuestra y que sería el tamaño adecuado para la implantación en el cuerpo humano.

Las investigaciones con cerdos continúan, recuerda Ross, observando que tienen otros beneficios, incluyendo la velocidad de crecimiento. Sin embargo, reconoce que esta mezcla de elementos en las quimeras genera preocupaciones. “Si nuestros resultados indican que las células humanas llegaron al cerebro del animal, entonces tal vez nunca podamos llevarlo adelante”.

El argumento de Ross es que “todos los enfoques son controvertidos, y ninguno de ellos es perfecto, pero ofrecen esperanza a las personas que mueren diariamente”. Pero para él es necesario “explorar todas las alternativas posibles para proporcionar órganos a los enfermos”.

[ Fuente: The Guardian ]