nav
Jueves 21 de Septiembre de 2017

Secretos del Vaticano se exhiben por primera vez

Entre los documentos exhibidos figuran la angustiosa solicitud de pago firmada de puño y letra por Miguel Angel mientras construía la basílica de San Pedro y la temblorosa firma de Galileo Galilei, donde se retracta de sus ideas como astrónomo, filósofo, matemático y físico.

  • Descubrimientos    
  • 1 mar 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

En lo que se considera algo sin precedentes en su historia, por primera vez el Vaticano descubre algunos de sus incontables secretos, con una exposición en Roma de valiosos documentos que marcaron la historia de Occidente, entre ellos la Bula papal con la que se dividió América entre España y Portugal.

La inédita exposición de un centenar de documentos, que salen por primera vez de los legendarios Archivos Secretos Vaticanos, lleva el título “Lux in Arcana” y permanecerá abierta hasta el 9 de septiembre.

La muestra, organizada con ocasión de los cuatrocientos años de la creación de esos archivos por el papa Pablo V, expone en el Capitolio de Roma, la renacentista sede de la alcaldía, importantes documentos de los siglos VIII al XX.

Montada sobre elegantes paneles negros, con un sistema multimedia didáctico en inglés e italiano y de fácil acceso al público, la muestra presenta actas, decretos, pergaminos de oro y manuscritos de numerosos pontífices a lo largo de doce siglos, algunos de los cuales han suscitado curiosidad y originaron leyendas sobre el poder oscuro y terrenal de la Iglesia.

Entre los documentos importantes expuestos figura el pedido dirigido a Clemente VII, en 1530, firmado y sellado por ochenta y tres lores ingleses, en el que se solicita que se anule el matrimonio de Enrique VIII con Catalina de Aragón, así como la angustiosa solicitud de pago firmada de puño y letra por el insigne Miguel Ángel, mientras construía la basílica de San Pedro y pintaba los frescos más importantes de la historia.

La muestra se abre con un documento más que impactante, las actas del juicio a Galileo Galilei (1564-1642), un grueso volumen de ochenta y siete páginas con el proceso que le abrió el “santo” Uficio de la Inquisición e incluye la temblorosa firma donde se retracta de sus ideas el astrónomo, filósofo, matemático y físico italiano, considerado el padre de la ciencia moderna.

Muchos de los documentos expuestos cambiaron la historia, como la bula pontificia con el decreto de excomunión del teólogo y fraile alemán Martín Lutero, en enero de 1521, con el que se sella la ruptura completa con Roma, lo que condujo a guerras fratricidas por asuntos religiosos en Europa y el fortalecimiento del Protestantismo.

Sorprende la bula “Dictatus Papae” de Gregorio VII, publicada en 1075, con las veintisiete axiomas que establecían que el pontífice era el emperador del Sacro Imperio, “señor absoluto de la Iglesia y del mundo” la inerrabilidad de la Iglesia romana (que no erró ni errará jamás).

Entre las maravillas que el público puede admirar figura la carta de seda bordada con sello imperial escrita por la emperatriz china Wang, quien se convirtió al catolicismo en 1650 y la llamada “bula de partición” con la que el Papa Alejandro VI concedía a los reyes católicos en 1943 “todas las tierras descubiertas y por descubrir” al oeste de una línea imaginaria entre el Polo Norte y el Polo Sur.

La muestra fue inaugurada este miércoles por el número dos del Vaticano, el secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, quien reconoció que se trata de un evento especial, ya que salen excepcionalmente del palacio apostólico con el fin de llegar a un público más amplio.

“Lo que más impacta es la verdad histórica”, reconoció el purpurado, que autorizó exponer documentos del pontificado de Pío XII durante la Segunda Guerra Mundial, en los que se rinde homenaje de alguna manera a las víctimas del nazismo.

Entre ellos una carta del nuncio Francesco Borgongini-Duca al término de las visitas en 1941 a siete campos de concentración de Italia, en la que le agradece al Papa la ayuda dada a los detenidos.

Un escrito que defiende la actitud de ese pontífice, acusado por historiadores de haber guardado silencio frente a los horrores del Holocausto y la matanza de más de seis millones de judíos.

Fuente AFP.