Nuevo descubrimiento arqueológico confirma la profecía de Isaías

Durante muchos siglos, la mayor parte de los informes del libro de Isaías fueron considerados “no históricos” debido a la falta de evidencia arqueológicas pero dicho descubrimiento demuestra lo contrario.

  • Descubrimientos    
  • 26 ago 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv, dicen que han descubierto las ruinas conocidas como: Fortificaciones, construidas hace unos 2.700 años, en torno a un antiguo puerto de Asiria, en una región que ahora pertenece a Israel. El hallazgo confirma el relato bíblico sobre este tema en el capítulo 20 del libro de Isaías.

“Las fortificaciones parecen proteger un puerto artificial”, explica Alexander Fantalkin, líder de las excavaciones en Ashdod-Yam, en un comunicado.

“De ser confirmado, será un descubrimiento de importancia internacional”.

El descubrimiento fue hecho en un sitio arqueológico en la ciudad costera de Ashdod, al sur de la capital de Tel Aviv. En el centro de las fortificaciones hay una pared de ladrillos de barro que miden más de tres metros y medio de ancho, alcanzando 4,5 metros de altura en algunos puntos. La pared está cubierta por capas de lodo y arena.

Las excavaciones, dirigidas por el Dr. Fantalkin, descubrieron los restos de un sistema de fortificaciones del siglo octavo antes de Cristo que defendía un área cerca de siete hectáreas.

Según los relatos históricos, el rey asirio Sargón II, gobernó toda la parte del sudeste del Mediterráneo, incluyendo Egipto y el Medio Oriente.

Las inscripciones hablan de un rey filisteo en Ashdod llamado Yamani, que intentó organizar una revuelta contra el Imperio Asirio. Los asirios respondieron con fuerza tomando el control de Ashdod, en el año 711 a. C. y destruyeron la ciudad. Después de eso, el centro del poder se estableció en la zona vecina de Ashdod-Yam, el sitio donde se está excavando en la actualidad.

En base a las excavaciones anteriores, el arqueólogo israelí, Jacob Kaplan, concluyó que los rebeldes construyeron las fortificaciones para prepararse para el ataque. Sin embargo, Fantalkin dijo que la construcción es demasiado grande como para haber sido hecho en tales circunstancias.

El ataque de Sargón II contra Ashdod se menciona en Isaías 20, como una advertencia a los que apoyaron la rebelión. “Y dirá en aquel día el morador de esta costa: Mirad qué tal fue nuestra esperanza, a donde nos acogimos por socorro para ser libres de la presencia del rey de Asiria; ¿y cómo escaparemos nosotros?”, Isaías 20: 6.

Ezequías, rey de Judá, estaba fuera de la pelea, probablemente a petición del profeta Isaías, que en ese momento iba desnudo y sin zapatos, como una forma de llamar la atención de la gente a sus profecías.

Fantalkin y su equipo dicen que los edificios y las paredes aparentemente fueron reconstruidas de las fortificaciones anteriores, que probablemente fueron destruidas por un terremoto en la segunda mitad del siglo segundo a. C. Se han encontrado monedas antiguas, jarrones y otros objetos de la época entre las ruinas.

Durante la era bizantina, el sitio era conocido como Azoto Paralus. Una ciudadela llamada Kal’at Al Mina fue construida en el lugar durante el período de la dominación islámica, en algún momento entre los siglos 8 y 11. En el 1033, esta fortaleza fue gravemente dañada por un terremoto. Es sorprendente que la pared con las inscripciones encontradas quedó en pie después de todo este tiempo, después de haber “sobrevivido” tantos eventos.

El último descubrimiento de este tipo se produjo en 1843, cuando Paul Emile Botta, excavó las ruinas del palacio de Sargon II, el mismo que se encuentra mencionado en la pared ahora. Durante muchos siglos, la mayor parte de los informes del libro de Isaías fueron considerados “no históricos” debido a la falta de evidencia arqueológica.

Foto: Una pared de adobe se encuentra en el corazón de las antiguas fortificaciones en la excavación Ashdod-Yam.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de NBC News.