nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Encuentran el manuscrito más antiguo del Nuevo Testamento

Fragmento fue encontrado en la máscara de una momia

  • Descubrimientos    
  • 22 ene 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los científicos han encontrado la copia más antigua de un Evangelio en una tumba egipcia. El fragmento de papiro del Evangelio de Marcos fue parte de la máscara de una momia y fue encontrado hace tres años. Pero sólo ahora ha logrado demostrarse que es auténtico.

Este es uno de los cientos de documentos revisados por el equipo de Craig Evans, doctor en Estudios Bíblicos en la Universidad Evangelista Acadia, Canadá.

El conjunto dirigido por Evans reúne a más de 30 especialistas.

Oficialmente, este es el manuscrito del Nuevo Testamento más antiguo del que se conoce. Las pruebas indican que fue escrito entre los años 80 y 90 d.C. Hasta hace poco, las copias más antiguas eran del siglo II después de Cristo. Para la datación del material se utilizó isótopos de carbono-14.

El papiro era un material muy caro en aquella época y alguien reutilizó el material en la fabricación de la máscara funeraria probablemente sin saber lo que era. Según la tradición, el evangelista Marcos escribió su evangelio en Roma, tras el informe del apóstol Pedro.

¿Cómo esta copia llegó a Egipto? “En el antiguo Imperio Romano, el correo común tenía la misma velocidad en el día de hoy.

Una carta escrita en Roma podría llegar a un destinatario en Egipto unas semanas más tarde. Marcos escribió su evangelio a finales del año 60 d.C. Por lo que es posible encontrar una copia del mismo en Egipto, 20 años después “, explica Evans.

El especialista relata que las máscaras funerarias de papiro eran comunes entre los más pobres, que no tienen nada que ver con las máscaras de oro de lujo de los faraones. Usando una técnica delicada, ellos eliminaron las capas de tinta, disolvieron la tinta para luego leer el contenido del material, incluso después de miles de años.

“Estamos recuperando varios documentos antiguos, del primero, segundo y tercer siglo después de Cristo. No sólo los documentos bíblicos. También hay textos clásicos griegos o cartas personales”, afirmó a LiveScience.

Sin embargo, todos estos documentos se publicaran en una revista especializada, lo que debería suceder en los próximos meses.