Hallan el fragmento más antiguo del Evangelio en una máscara de momia

Se trata de un fragmento del Evangelio de Marcos que fue escrito durante el siglo I

  • Descubrimientos    
  • 27 ene 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nuevo vuelco a la historia de las sagradas escrituras. Un equipo de expertos canadienses ha logrado recuperar lo que hasta ahora son los fragmentos bíblicos más antiguos de todos los tiempos.

Durante una expedición junto a un grupo de egiptólogos, un equipo de cuidadosos expertos del Acadia Divinity College de la localidad canadiense de Wolfville está trabajando minuciosamente para recuperar un papiro que data del año 90, y que según los peritos se trataría del texto bíblico más antiguo encontrado.

Este papiro, reutilizado para crear una máscara en el antiguo Egipto, algo habitual entre las clases más populares a diferencia de las máscaras de oro de las clases altas, se habría revelado como un fragmento de los Evangelios de Marcos, redactados durante el siglo I. Es decir, un siglo antes de las copias que hasta ahora se creían los fragmentos bíblicos más vetustos.

De esta forma, gracias a una novedosa técnica que permite deshacer el pegamento de las máscaras utilizadas en las momias egipcias sin dañar la tinta sobre el papel, se está consiguiendo despegar y mantener en unas condiciones intactas el Evangelio del Siglo I.

Según Craig Evans, uno de los jefes de la expedición, en este momento todavía se encuentran “recuperando documentos antiguos de los primeros, segundos y terceros siglos”.

Unos documentos que no son sólo bíblicos, sino que en ellos también están descubriendo “textos griegos clásicos, cartas personales o todo tipo de papeles impresos” y utilizados durante este primer siglo de nuestra era.

Entre otros textos importantes, esta expedición habría encontrado documentos filosóficos que serían copias de textos del gran poeta griego Homero, entremezcladas con misivas de todo tipo y cartas de índole comercial.

Gracias a la prueba del carbono 14 se puede, además, conocer con exactitud de cuándo datan unos textos que pueden alterar parte de nuestra historia. Por último, en relación a cuándo conoceremos los fragmentos del Evangelio recuperados, la expedición cree que este primer volumen se podrá hacer público a finales de este mismo año.


Ejemplo de máscara de cartonaje, elaborada en este caso con vendas de lino unidas con brea (50 a. C – 50 d. C).