nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Encuentran local donde Roma derrumbó muros de Jerusalén

Los hallazgos de las excavaciones serán presentados en una conferencia en la Universidad Hebrea de Jerusalén, al final de este mes. El descubrimiento se da justamente en la revuelta en Israel, que involucró una disputa diplomática amarga con la UNESCO.

  • Descubrimientos    
  • 31 oct 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

ISRAEL. – Arqueólogos israelíes han descubierto el sitio de una batalla feroz, donde el ejército romano atacó y destruyó los muros de Jerusalén, antes de conquistar la ciudad y destruir el Segundo Templo hace casi 2.000 años, según la información publicada por ellos, recientemente.

Ellos dijeron que el descubrimiento fue realizado a finales del año pasado durante una excavación donde se ejecuta la construcción del nuevo campus de la Academia Bezalel de Artes y Diseño, fuera de la Antigua Ciudad (Jerusalén) también confirmaron que la descripción del muro fue violado, según la información proporcionada por el historiador Flavio Josefo.

Durante la excavación, los arqueólogos encontraron los restos de una torre rodeada de rocas y piedras lanzadas por las catapultas romanas contra docenas de fuerzas judías, guardando las paredes de la ciudad, según lo informado por la Autoridad de Antigüedades de Israel en un comunicado.

“Este es un testimonio fascinante del ‘bombardeo’ intensivo por parte del ejército romano, dirigido por Tito, para conquistar la ciudad y destruir el Segundo Templo”, dijo el comunicado.

“El ataque estaba destinado a neutralizar a los centinelas que guardan las paredes de la ciudad y dar cobertura a las fuerzas romanas, de modo que pudieran acercarse a las puertas con arietes [antiguas máquinas de guerra que se utilizaron ampliamente en la Antigua Edad Media para romper paredes o puertas de castillos y fortalezas] y así destruir las defensas de la ciudad”, dijo.

La parte del muro fue violada, era conocida como “la tercera pared” y fue encontrada en la moderna Jerusalén, también conocida como el compuesto ruso. Según los relatos de Josefo, esta parte de la pared estaba diseñada para proteger a un nuevo barrio de la ciudad que se desarrolló fuera de los límites de las otras dos paredes existentes.

Durante gran parte del siglo 20, los eruditos discutieron la ruta de esta tercera pared y “la pregunta sobre los límites de Jerusalén en vísperas del ataque romano”, dijo el comunicado. “Parece que el nuevo descubrimiento en el complejo ruso es una evidencia de la existencia de la pared en esta zona”.

En su libro “La Guerra de los Judíos”, Josefo describe la pared de la siguiente manera: “… el comienzo de la tercera pared estaba en la torre Hippicus donde llegó hasta la zona norte de la ciudad y la torre Psephinus… fue Agripa que abarcó las partes añadidas a la Antigua Ciudad con esta pared, que antes era totalmente vulnerable”.

La tercera pared se había completado como parte de los preparativos para los judíos a la Gran Revuelta contra Roma, que comenzó en el año 66 d.C. y terminó en el 70 d.C. cuando los romanos destruyeron los muros de Jerusalén y también el Segundo Templo. Cientos de miles de judíos fueron asesinados y la derrota marcó el comienzo de casi dos mil años de exilio.

Los hallazgos de las excavaciones serán presentados en una conferencia en la Universidad Hebrea de Jerusalén, al final de este mes.

El descubrimiento se da justamente en la revuelta en Israel, que involucró una disputa diplomática amarga con la UNESCO, en una decisión del organismo cultural de la ONU que hace caso omiso a los lazos históricos de judíos y cristianos con los sitios más sagrados de Jerusalén.

La resolución, aprobada en la UNESCO, se refiere al Monte del Templo donde condenan a Israel como la “potencia ocupante” del lugar. La resolución fue confirmada por el ejecutivo de la UNESCO.