nav
Lunes 20 de Noviembre de 2017

35 mil niños abusados por sacerdotes irlandeses entre los años 50 y 80

El estudio prueba el vergonzoso catálogo de crueldad; el abandono, el abuso físico, sexual y emocional perpetrado contra niños. El informe, obtenido por la Comisión Investigadora de los Abusos de Niños, concluye que los funcionarios católicos irlandeses incitaron palizas rituales y protegieron de forma sistemática a sus miembros pedófilos para que no fueran detenidos.

  • Estudios    
  • 21 ene 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una investigación que duró 9 años, ha descubierto que la Iglesia Católica Irlandesa conocía el abuso sexual extendido al que fueron sometidos 35 mil niños entre los años 50 y los 80 por sacerdotes. El cardenal Sean Brady dijo estar “profundamente apenado y avergonzado por el hecho de que estos niños sufrieran de manera tan horrorosa” en estas instituciones eclesiásticas.

El estudio prueba el vergonzoso catálogo de crueldad; el abandono, el abuso físico, sexual y emocional perpetrado contra niños.

El informe, obtenido por la Comisión Investigadora de los Abusos de Niños, concluye que los funcionarios católicos irlandeses incitaron palizas rituales y protegieron de forma sistemática a sus miembros pedófilos para que no fueran detenidos.

Por otro lado el Papa Benedicto XVI calificó de “crímenes atroces” los abusos cometidos durante 30 años sobre unos 400 niños irlandeses por 46 sacerdotes de la archidiócesis de Dublín, según desveló el informe elaborado por la Comisión Murphy, presentado en noviembre pasado.

Debido a este estudio que muestra la crueldad y abuso sexual de estos sacerdotes, el Papa aceptó la renuncia del obispo irlandés Donal Brendan Murray, que la presentó por su actuación en los casos de abusos sexuales cometidos contra menores por sacerdotes católicos en la archidiócesis de Dublín.

La dimisión fue aceptada en conformidad con el artículo 401/2 del Código de Derecho Canónico, que dice: “Se ruega encarecidamente al obispo diocesano que presente la renuncia de su oficio si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo”. Murray ignoró y ocultó denuncias de abusos sexuales contra menores cuando era obispo auxiliar de Dublín.