nav
Sábado 18 de Noviembre de 2017

Asistir a la iglesia disminuye la presión arterial, revela un estudio

El informe dice que aquellos que son más religiosamente activos tienen una presión sanguínea significativamente más baja”, dijo Koenig.

  • Estudios    
  • 29 dic 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una investigación publicada en el International Journal of Psychiatry in Medicine, asegura que asistir a la iglesia disminuye la presión arterial el Dr. Harold G. Koenig, uno de los autores de la investigación, dijo a The Christian Post que este estudio fue uno de los muchos que ha demostrado esta tendencia.

El informe dice que aquellos que son más religiosamente activos tienen una presión sanguínea significativamente más baja”, dijo Koenig.

Koenig, también dijo que cree que la causa de la baja presión arterial, se basa en gran medida con la experiencia que adquiere la gente, mientras asiste a la iglesia. “Si va a la iglesia esto lleva a una relación más profunda con Dios, como resultado de un profundo sentido de paz y una relación más amorosa con su vecino, esto es lo que podría disminuir la presión arterial”.

El estudio, es titulado: “Relación entre la asistencia religiosa y la presión arterial: El Estudio de Hunt,” fue supervisada por los investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU).

Koenig y los investigadores de la NTNU, creen es probable que la asistencia a la iglesia muestra que afecta la presión arterial, sin embargo otros son escépticos como Roy Speckhardt, director ejecutivo de la Asociación Humanista Americana, quien dijo a Christian Post que él cree que los resultados ocurrieron más en las reuniones sociales que en la iglesia.

“Cuando las personas participan regularmente en una comunidad, ya sea la iglesia, la sinagoga o un club de ateos, van a ser más saludables porque tienen una interacción más humana y una red de apoyo social”, dijo Speckhardt.

“Para medir esto, se tendría que ir a las iglesias para saber si proporcionan un beneficio igual que en clubes ateos, un estudio tendría que comparar, la asistencia a los dos en lugares y mirar sólo la frecuencia de asistencia a la iglesia y ver si ambos producen si o no lo mismo resultados respecto a la presión arterial”.

Teniendo en cuenta los resultados de su estudio, los investigadores han expresado su interés en ampliar su trabajo para incluir otros aspectos de la salud posiblemente afectados por la práctica religiosa.