nav
Martes 17 de Octubre de 2017

Estudio comprueba la existencia de la Estrella de Belén

En su libro, Baron, afirma que sus hallazgos revelan que fueron 10 grandes eventos celestiales que anunciaron el nacimiento de Jesucristo, siendo la última marca, la posición de la estrella sobre Belén.

  • Estudios    
  • 26 dic 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cuando la ex profesora de astronomía de la escuela secundaria Worthington Irene Barón recibió 60 programas informáticos de astronomía de la NASA para su clase, comenzó a preguntarse si los podía usar para probar si realmente hubo una Navidad de estrellas.

Baron, recientemente fue jubilada y tras 40 años de enseñanza, acaba de publicar un nuevo e-book, para esclarecer el misterio de la Estrella de Navidad (Unraveling the Christmas Star Mystery).

En el libro ella, explica cómo se utilizan los símbolos antiguos de astronomía y programas informáticos modernos para descubrir hechos que rodearon al nacimiento de Jesús.

Irene Baron, dijo a The Christian Post: “siempre pensé que era una estrella de Navidad y quería encontrarla”, así que Baron comenzó a estudiar los símbolos de los antiguos astrónomos.

En su libro, Baron, afirma que sus hallazgos revelan que fueron 10 grandes eventos celestiales que anunciaron el nacimiento de Jesucristo, siendo la última marca, la posición de la estrella sobre Belén.

Ella escribe, “El sexto evento importante del anuncio del nacimiento de Jesús ocurrió el 1 de septiembre de 0004, cuando un espectacular eclipse solar se produjo cerca de Marte, Venus y Saturno, mientras que el Sol se eclipsó parcialmente con un movimiento lento de Saturno.

La Luna luego se movió en frente del Sol, hasta dejarlo totalmente eclipsado”.

Baron, explicó que la “Estrella de Navidad era, en realidad, Saturno. Fue en el otro lado del sol durante ese tiempo y era muy brillante en el cielo nocturno. Se movió hacia la derecha en Belén durante un período de dos semanas”.

¿Cómo se descubrió todo esto?

La autora comenzó a utilizar los programas de la NASA, para investigar el amanecer del cielo en el momento del nacimiento de Cristo. Baron, se imaginó que lo podría volver en el tiempo con los programas de computadora para ver los patrones de las estrellas cómo eran como durante ese tiempo.

Baron, puso todos los cálculos en su computadora durante las búsquedas de su equipo para encontrar el amanecer en la zona horaria local de Belén gracias al uso de la latitud y la longitud correcta de esa ubicación. Los programas de computadora, nos retroceden el tiempo e imprimen mapas del cielo con la hora y el lugar, indicó.

Los datos de Irene Baron, se basaron principalmente en registros históricos, pinturas y esculturas de los templos antiguos, monedas y sellos legales.

“Ellos (los reyes magos) usaron su simbolismo para interpretar lo que sucedió en el cielo. Y cada planeta o una estrella simbolizaba a un dios. Cuando se comenzó a ver los eclipses que rodearon el nacimiento de Cristo, tomaron este símbolo al de un dios más grande y más poderoso que se acercaba a la tierra.

Debido a esto, Barón, dijo, que “los sabios tenían un previo conocimiento a través de su estudio de las estrellas que Cristo iba a nacer a causa de los diferentes sucesos en el movimiento de los planetas y las estrellas. Por lo que fueron capaces de tener el tiempo suficiente para viajar desde sus países de origen a Belén para rendir homenaje a Jesús”.

En su libro electrónico, Baron, proporciona gráficos e imágenes para explicar mejor sus resultados. Ella dice que su investigación “confirma lo que creen los cristianos, y lo valida la Biblia”.

El libro digital, se vende en Amazon, fue escrito e ilustrado por el autor para permitir a las personas de 12 años de edad, comprender la información presentada, y los eventos del aviso del nacimiento que se explican de una forma fácil.