La mayoría de los protestantes lucha contra la tentación de comer en exceso

La oración (18 por ciento) resultó ser la forma más común de la gente para resistir la tentación. Doce por ciento usa la razón y los recordatorios, un 8 por ciento se enfoca en otra cosa, y el 7 por ciento considera las consecuencias. Sólo el 4 por ciento tomó medidas preventivas y tres por ciento se refugió en leer las Escrituras.

  • Estudios    
  • 7 ene 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

En comparación con los católicos (44 por ciento) y el resto de la población estadounidense (55 por ciento), los protestantes (66 por ciento), son los más propensos a decir que son a menudo o a veces tentados a comer en exceso.

En otras tentaciones, los protestantes luchan en un nivel similar al de otros adultos estadounidenses. Cincuenta y ocho por ciento de los protestantes (60 por ciento frente a todos los adultos) dicen que están tentados por las preocupaciones o están ansiosos; 57 por ciento de los protestantes (60 por ciento frente a todos los adultos) dicen que luchan con la morosidad, el 42 por ciento (frente al 44 por ciento de todos adultos) dicen que gastan demasiado tiempo en los medios de comunicación es a menudo o a veces una tentación, y el 40 por ciento (frente al 41 por ciento de todos los adultos) lucha contra la pereza o “no trabajar tan duro como debería”, ser.

Un poco más de un tercio de los protestantes y todos los adultos, dicen que son tentados a gastar más dinero del que pueden pagar.

Otras tentaciones comunes son chismes (26 por ciento de todos los adultos frente al 22 por ciento de los protestantes), sensación de celos (24 por ciento vs 20 por ciento), ver pornografía (18 por ciento vs 14 por ciento), mintiendo o engañando (12 por ciento), el abuso alcohol o drogas (11 por ciento frente al 3 por ciento), ofender o descargar su furia a través de un mensaje de correo electrónico (11 por ciento vs 12 por ciento).

En la tentación de hacer algo sexualmente inapropiado con alguien, 9 por ciento de todos los adultos y 5 por ciento de los protestantes dicen que luchan con frecuencia o algunas veces.

Barna Group, llevó a cabo su investigación en relación con el proyecto de un libro de Todd Hunter, un obispo anglicano, que tituló su obra: “Nuestros Pecados Favoritos”. El libro está diseñado para ayudar a los lectores a comprender la naturaleza de la tentación y el pecado.

Kyle Idleman, autor de “Not a Fan”, dice que aunque el estudio es útil y refleja con precisión las tentaciones de EE.UU. y su cultura, cree que un gran pecado fue dejado fuera de la lista: la idolatría.

“Realmente es el único pecado del que todos estos otros pecados vienen. Todos nuestros ‘pecados favoritos”, tienen una manera de revelar nuestro “dios favorito. En última instancia cada vez que cedemos a una de estas tentaciones, estamos eligiendo a un dios falso. La Idolatría es el principal pecado en la Biblia y eso no ha cambiado. Pero ahora en lugar de inclinarse ante las estatuas talladas y las imágenes de oro, hacemos reverencia con nuestras tarjetas de crédito, con los motores de búsqueda, nuestros calendarios. Nuestros templos se han convertido en sitios web, restaurantes y estadios deportivos”, dijo en una declaración a Christian Post.

Barna, también encontró las razones de porque las personas “ceden” a las tentaciones. En realidad muy pocos (sólo el 1 por ciento) culpó a su naturaleza humana y el pecado. La mitad se limitó a decir que “no están realmente seguros” y el 20 por ciento dijo que les gusta “escapar o huir de la vida real”.

Menos del 10 por ciento dijo que lo hacen para “sentir menos dolor” o “para satisfacer las expectativas de la gente”. El dos por ciento dijo que lo hace para “tomar un atajo hacia el éxito” y otro 1 por ciento admitió que no tienen “suficiente fuerza de voluntad”.

Cuando se trata de resistir la tentación, más de la mitad de los estadounidenses dicen que no hacen nada concreto para evitar una situación tentadora. Sin embargo, la mayoría de los protestantes y los católicos, por su parte, dicen que hacen el intento de evitar las tentaciones.

La oración (18 por ciento) resultó ser la forma más común de la gente para resistir la tentación. Doce por ciento usa la razón y los recordatorios, un 8 por ciento se enfoca en otra cosa, y el 7 por ciento considera las consecuencias. Sólo el 4 por ciento tomó medidas preventivas y tres por ciento se refugió en leer las Escrituras.

David Kinnaman, presidente de Barna Group, señaló una preocupación entre los “milenarios” quienes están más propensos que otros grupos de edad a admitir la tentación.

“La mayor preocupación es si los milenarios están comenzando a aceptar estas emociones como algo normal y no es intrínsecamente malo, como resultado de la influencia de los medios de comunicación, el comportamiento y los valores de par normativos cambiantes. La tentación no debe ser vista como una característica relativamente benigno de la vida moderna”.

Los resultados se basan en OmniPoll que incluyó 1.021 entrevistas en línea con adultos de los Estados Unidos. El error de muestreo es de cuatro puntos porcentuales más o menos.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Christian Post