nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

El islam disminuye el crecimiento económico, afirma estudio de la Universidad de Harvard

Los investigadores descubrieron que el Ramadán tiene un claro efecto negativo sobre el crecimiento del PIB en los países islámicos: La práctica diaria durante este periodo es de 12 a 13 horas se come entre 0,6% y 0,9 % la tasa de crecimiento anual.

  • Estudios    
  • 19 ene 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un estudio de la Universidad de Harvard, descubrió que el Ramadán más largo se está comiendo una parte significativa del crecimiento económico y no es culpa del ayuno.

La discusión ocurrió al menos hace un siglo, cuando el sociólogo alemán Max Weber, publicó ” La Ética Protestante y el Espíritu del Capitalismo”.

Filipe Campante y David Yanagizawa-Drott, dos investigadores de Harvard, están abordando el tema con un nuevo trabajo sobre la práctica islámica del Ramadán, que exige el ayuno y la abstinencia sexual desde el amanecer hasta el atardecer.

El islam es uno de los cinco pilares de la vida religiosa durante más de mil millones de musulmanes en todo el mundo, el Ramadán sigue el calendario lunar y por lo tanto se producen en diferentes meses de cada año.

Dependiendo del hemisferio y la estación del tiempo en cada país, varía la cantidad de horas (de ayuno) entre la salida y la puesta del sol. Esto hace que sea más fácil de aislar el efecto de otros factores.

Los investigadores descubrieron que el Ramadán tiene un claro efecto negativo sobre el crecimiento del PIB en los países islámicos: La práctica diaria durante este periodo es de 12 a 13 horas se come entre 0,6% y 0,9 % la tasa de crecimiento anual.

No hay ningún tipo de efecto en los mismos períodos en países no islámicos.

Esto no es porque los fieles son menos productivos debido al ayuno – aunque otros estudios han demostrado que esto también ocurre, sin embargo, durante el Ramadán y, poco después, los fieles tienden a migrar a ocupaciones informales o autónomas para trabajar menos con el fin de poner en primer lugar el islam.

Dado que el efecto sobre el crecimiento no es culpa del ayuno en sí, sino más bien la intensificación de los valores religiosos del islamismo, la conclusión puede ser, al menos en teoría, se aplica también a otros fenómenos similares no islámicos.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com del diario Exame