nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

La fe se transmite principalmente por los padres, revela una investigación

El profesor Bengtson, sostiene que las familias hacen un muy buen trabajo al transmitir la fe religiosa a sus hijos. Aún más interesante es que presenta sus conclusiones sobre por qué algunas personas mantienen la fe, mientras que otros la abandonan en la edad adulta.

  • Estudios    
  • 7 feb 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

El profesor Vern L. Bengtson, de 72 años de edad, de la Universidad del Sur de California (USC), es hijo de un pastor evangélico. En 1963, después de cursar la universidad mantenida por su denominación, entró a la escuela de posgrado en la Universidad de Chicago. Por primera vez en su vida, dijo que convivió con un grupo grande de gente que no era evangélico.

Después de algún tiempo, decidió hacer de ellos el objeto de su investigación para completar el trabajo.

En 1969, poco después de ser contratado por la USC, Bengtson comenzó un estudio con 350 familias a las que siguió regularmente hasta el 2008. En algunos casos, los entrevistados fueron de cuatro generaciones. En total, los entrevistados nacieron entre los años 1878 y 1989.

Este largo proyecto del profesor Bengtson produjo más de 200 artículos, muchos se enfocaron en los cambios de vida después del envejecimiento y el conflicto intergeneracional. Él se convirtió en un destacado experto en estos temas. Sólo que ahora, dijo que estaba dispuesto a publicar sus hallazgos sobre la transmisión de la religión, la pregunta que lo motivó desde el principio.

Sus conclusiones están en el libro “Families and Faith: How Religion Is Passed Down Across Generations” [Familias y fe: Cómo la religión se transmite de generación en generación].

Escrito con dos colegas, el profesor Bengtson, sostiene que las familias hacen un muy buen trabajo al transmitir la fe religiosa a sus hijos. Aún más interesante es que presenta sus conclusiones sobre por qué algunas personas mantienen la fe, mientras que otros la abandonan en la edad adulta.

Entre sus conclusiones Bengtson apunta a un patrón. “La manutención de las convicciones religiosas de los niños por parte de sus padres no disminuyó mucho en 35 años”. Los índices de “lealtad” a una denominación son bajos. Sin embargo, las generaciones más jóvenes son propensas a mantener las creencias fundamentales como el literalismo bíblico, la importancia de la asistencia a la iglesia, y, en algunos casos, el ateísmo paterno.

Los padres no sólo están tratando de transmitir a los niños una lista de creencias, explica. “La motivación es querer que sus hijos alcancen la paz, la alegría, la esperanza y la inspiración que un día ellos mismos encontraran”.

¿Por qué algunos niños siguen a los padres, espiritualmente hablando?, la investigación de Bengtson lo confirma ahora con algunas ideas con base científica ampliamente conocidas. Por ejemplo, los padres son el modelo de religiosidad: si se habla de la iglesia, pero los niños perciben la hipocresía. Los matrimonios “mixtos” no ayudan. Si no te casas con alguien de una fe diferente, difícilmente sus hijos compartirán su religión.

La principal conclusión del profesor es que los lazos familiares son cruciales. La “conexión emocional” está directamente relacionada con “la transmisión de las ideas religiosas”, escribe. Según su análisis, hay un aspecto “realmente muy interesante”.

“Una transmisión religiosa se vuelve fuerte cuando hay un fuerte vínculo con su padre y su madre que una relación solo con la madre”, afirma. Sin embargo, hay excepciones. La transmisión del judaísmo, por ejemplo, depende más de la relación con la madre que con el propio padre.

Sin embargo, en términos generales “un padre que afirma tener fe, incluso como si es uno de los pilares de la iglesia, si no lo demuestra en casa, es casi seguro que no quiere ver a sus hijos siguiendo su fe”. Bengtson también encontró que los abuelos tienen una fuerte influencia en el desarrollo religioso de los niños, y que pueden llenar los vacíos dejados por los padres.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de NY Times