La generación ‘millennial’ le dice no al matrimonio, revela estudio

Y esto podría tener serias repercusiones económicas, tanto para los ‘millennials’ como para la nación en conjunto.

  • Estudios    
  • 24 jul 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Según un reciente estudio, la generación ‘millennial’ (nacidos entre las décadas de 1980 y 2000) no desea casarse.

Los adultos jóvenes de hoy en día van en camino a tener los índices más bajos de matrimonio para cuando cumplan 40 años, en comparación con cualquier otra generación anterior.

Si el ritmo actual continúa, más del 30% de las mujeres ‘millennials’ estarán solteras a sus 40 años, casi el doble que sus contrapartes de la generación X, según un reciente estudio del instituto urbano, según CNN.

Y esto podría tener serias repercusiones económicas, tanto para los ‘millennials’ como para la nación en conjunto.

Existen varias razones detrás de esto. La importancia del matrimonio ha ido disminuyendo durante años. Más estadounidenses viven juntos sin casarse, y algunos incluso han tenido hijos… solo que lo hacen sin los anillos, dijo Neil Howe, un economista y autor de varios libros sobre los ‘millennials’.

Además, el matrimonio solía ser el punto de partida para los jóvenes adultos. Se casaban a una edad temprana, y formaban una vida juntos, dijo Howe. En la actualidad, muchas personas sienten que tienen que tener mayor estabilidad, especialmente en términos financieros, antes de caminar hacia el altar.

Los índices del matrimonio se redujeron aún más durante la Gran Recesión, cuando a los adultos jóvenes les costó encontrar sus primeros empleos y otros estadounidenses se vieron en la posición de cobrar cheques de desempleo.

Exactamente cuántos ‘millennials’ se casen para cuando cumplan 40 depende de si los índices del matrimonio regresan a los niveles en los que se encontraban antes del matrimonio, o no.

Solo el 69,3% de las mujeres se casarán si continúa el índice que se registró después de la recesión, mientras el 76,8% lo harán si el índice regresa a los niveles que se registraron antes de la misma. En el caso de los hombres, los índices se registran en 65% y 72,6%, respectivamente.

Independientemente, la cantidad será menor que en el caso de las personas de la Generación X. Más o menos el 82% de las mujeres de la Generación X y el 76,6% de los hombres de la misma generación se casaron antes de cumplir los 40 años.

Sin embargo, detrás de esas cifras existen importantes divisiones por raza y logros educativos. Se espera que los ‘millennial’ hispanos y de raza negra, al igual que quienes no cuentan con un título universitario, vean mayores disminuciones en sus índices de matrimonio.

Los graduados universitarios podrían permanecer estables si los índices regresan o podrían disminuir un poco si no lo hacen. Eso se opone a los argumentos actuales respecto a que los ‘millennials’ no quieren casarse debido a que tienen altas deudas por préstamos estudiantiles, y niveles de desempleo, al igual que a la mayor inclinación a vivir con sus padres, dijo Steve Martin, investigador adjunto del Instituto Urban y coautor del informe.

Sin embargo, encontró que los graduados universitarios se casan más tarde para poder sobrellevar los tiempos económicos difíciles justo después de terminar sus estudios. Y permanecer solteros mientras son jóvenes les da mayores oportunidades de establecer una base financiera, ya que pueden mantenerse enfocados en sus carreras.

Pero el aumento de solteros tiene sus desventajas. Las parejas casadas a menudo están en una mejor posición financiera, lo que significa que pueden gastar más.

“La evidencia muestra que casarse aumenta la riqueza y los ingresos”, dijo Pamela Smock, una profesora de sociología en la Universidad de Michigan.

Los estadounidenses solteros podrían tener menos probabilidades de comprar casas o cambiarse de casa cuando necesiten más espacio para la familia, mientras los padres solteros podrían tener más probabilidades de calificar a un programa de red de seguridad del gobierno.

Y la creciente división en los índices del matrimonio podría exacerbar la desigualdad de ingresos en este país, al dividir a la sociedad en personas casadas con suficiente dinero y posesiones, y personas solteras con menos posibilidades.