nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Cristianos chinos son más cívicos, pagan sus impuestos y evitan la corrupción

Los cristianos de China son más cívicos, son más proclives a pagar impuestos y a evitar la corrupción, y sus organizaciones cubren servicios sociales, cuidado de los ancianos y atención a los más pobres en espacios donde no llega el gobierno, dice un estudio de la Universidad de Westminster en Londres.

  • Estudios    
  • 25 feb 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

En China existen las iglesias cristianas oficiales, las que son reconocidas por el régimen, tanto la católica como las protestantes, pero otras que operan de manera clandestina o al margen de las iglesias oficiales. Esto hace muy difícil establecer con exactitud el número de los fieles cristianos en ese país.

El gobierno reconoce que existen 23 millones entre protestantes y católicos, pero esa cantidad no responde a la realidad. Los más optimistas aseguran que hay 100 millones.

Un número más exacto es el del Pew Forum sobre Religión y Vida Pública que estima que los cristianos son 67 millones, 58 millones protestantes y 9 millones católicos.

En un país de 1,360 millones de habitantes los cristianos rondan en el cinco por ciento de la población, que es un número pequeño, pero va en ascenso. La mayoría de los nuevos fieles son jóvenes urbanos de clase media con alto nivel de estudio y que se mueven en círculos influyentes. De este grupo de cristianos más de dos millones pertenecen al Partido Comunista de China (PCCH).

La investigadora Gerda Wielander, de la Universidad de Westminster en Londres, que ha escrito Valores cristianos en la China comunista, sostiene que “muchos de los valores del cristianismo coinciden con los del Partido Comunista…”.

El estudio muestra que los creyentes en China tienen actitudes más cívicas, son más proclives a pagar impuestos y a evitar la corrupción, y sus organizaciones cubren servicios sociales, cuidado de los ancianos y atención a los más pobres en espacios donde no llega el gobierno.

Las autoridades saben que la mayoría de los cristianos chinos no se meten en política, pero también que un número importante de los activistas más destacados mantienen vínculos con el cristianismo por ser creyentes o estar en contacto con círculos afines a alguna de las iglesias. Entre ellos el fundador del movimiento anticorrupción y protransparencia Nuevo Ciudadano, Xu Zhiyong, que ha sido encarcelado, y el abogado pro derechos humanos, Gao Zhisheng, recientemente puesto en libertad.

Dos de los tres líderes que formaron el movimiento prodemocracia Occupy Central, que tomó las calles de Hong Kong el año pasado, son cristianos y también el líder estudiantil Joshua Wong. Las autoridades chinas siguen viendo a las iglesias cristianas como “extranjeras” y les preocupa que cada vez sea mayor el número de los ciudadanos que se organizan en torno a una ideología que ellos no puedan controlar.

Wielander plantea que “es innegable que hay casos en que los cristianos son perseguidos, pero no necesariamente los cristianos sufren mayores abusos o violaciones de sus derechos que los ciudadanos chinos corrientes” y que el trato de los cristianos varía dependiendo de las autoridades locales.

El profesor Yang Fenggang del Centro sobre Religión y Sociedad China, de la Universidad Purdue, de Indiana, asegura que “las autoridades han expresado su preocupación por el rápido crecimiento del cristianismo y han tratado de imponer restricciones para ralentizarlo. También han tomado medidas para asegurarse de que los cristianos sean obedientes a las autoridades”.

La Universidad de Purdue estima que ahora son 100 millones los cristianos en China y en 2030 serán 247 millones que la harían, después de Estados Unidos y Brasil, la más grande cristiandad del mundo. Habrá que ver. Lo evidente es que el cristianismo seguirá creciendo en China como lo hace ahora o todavía a tasas más altas.

Fuente: Animal Político