nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

“Ir a la iglesia es una cosa admirable” afirman estadounidenses en un nuevo estudio

LifeWay Research, dice que dos tercios de los estadounidenses consideran que la asistencia a la iglesia es admirable, y sólo uno de cada diez (11 por ciento) dicen que es inútil.

  • Estudios    
  • 31 mar 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

A pesar de los temores sobre una disminución de la asistencia a la iglesia, la mayoría de los estadounidenses creen que ir a la iglesia es una cosa admirable que hacer, según ha encontrado un nuevo estudio.

LifeWay Research, dice que dos tercios de los estadounidenses consideran que la asistencia a la iglesia es admirable, y sólo uno de cada diez (11 por ciento) dicen que es inútil.

Los investigadores encuestaron a 1.000 personas en septiembre de 2014, e incluso aquellos que no se identificaron con una religión, el 43 por ciento estuvo de acuerdo en que ir a la iglesia era admirable, mientras que el 80 por ciento dijo que era aceptable.

Menos de uno de cada tres (29 por ciento) dijo que es inútil.

Sin embargo, Scott McConnell, vicepresidente de Lifeway, dijo: “Los estadounidenses tienen una visión mucho más optimista de las personas y la práctica de asistir a la iglesia ayuda a la salud de la iglesia”.

Sin embargo, “la asistencia a la iglesia está como el ejercicio regular de conducir con un límite de velocidad. La gente no vive todo lo que admira”, cuestionó McConnell.

Más de la mitad de los encuestados dijeron que creían que la iglesia estaba en declive, el el 42 por ciento dijo que se estaba muriendo.

El 27 por ciento piensa que asistir a la iglesia es anticuado y esa cifra se elevó a 34 por ciento en personas de 25 a 34 años de edad.

Aunque la mayoría (54 por ciento) de 65 años considera que van a la iglesia con una expectativa, la misma no se ha encontrado en cualquier otro grupo de edad, pero McConnell dijo que esto era una cosa buena. “No creo que los evangélicos querrían ser la razón para que la gente vaya a la iglesia de todos modos”, explicó.

El hecho de que la Iglesia se haya prolongado durante más de 2.000 años “demuestra que no es un capricho”, añadió.

“Algunos estadounidenses sienten expectativas culturales para asistir a la iglesia, pero nuestra investigación reciente muestra lo que realmente hace y espera más la gente y son las enseñanzas de Jesucristo”.