nav
Lunes 21 de Agosto de 2017

Aplicación de Apple: ¿Judío o no judío?, provoca críticas en Francia

La aplicación, salió al mercado el 9 de agosto y fue creado por el ingeniero británico Johann Lévy, residente en Marsella. Dicho software tiene un costo de 0.79 euros, y clasifica a las personas en función de si son judíos de madre, de padre o conversos.

  • Internet    
  • 15 sep 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una aplicación para iPhone llamada: ¿Judío o no judío? que clasifica a celebridades de música, cine o política en función de si son o no de ese credo, ha desatado críticas en Francia. Según publica la agencia EFE, Apple, ha violado el Código Penal, por lo que la asociación SOS Racisme, anunció que denunciará ante la justicia a su creador y le a solicitará a Apple que retire la aplicación del mercado.

La aplicación, salió al mercado el 9 de agosto y fue creado por el ingeniero británico Johann Lévy, residente en Marsella.

Dicho software tiene un costo de 0.79 euros, y clasifica a las personas en función de si son judíos de madre, de padre o conversos.

SOS Racisme, se ha sumado la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo, pues dicha aplicación de Apple viola el artículo 226-19 del Código Penal francés, que prohíbe crear o mantener listados informáticos donde se clasifique a personas en función de su adscripción religiosa.

Lo sorprendente del caso es que Johann Lévy, declara ser judío, dijo al France Soir y que “el objetivo es aportar a los judíos un sentimiento de orgullo cuando ven que un hombre de negocios o una celebridad también son judíos”.

El jefe del Estado francés, Nicolas Sarkozy, quien identifica como nieto de judíos, es la personalidad “más popular” de las listas que elabora la aplicación.

En ella también se clasifican en el “top 20” el cineasta Dany Boon, el exresponsable del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn y su esposa Anne Sinclair, el exfinanciero condenado por estafa multimillonaria Bernard Maddof y la actriz estadounidense Marilyn Monroe.

La legislación francesa contempla que por violar el artículo 226-19 del Código Penal francés, merece una pena máxima de cinco años de prisión y 300 mil euros de multa en caso de incumplimiento.

Debido a este problema Apple decidió al final retirar la aplicación, porque “Esta solicitud es contraria a la ley local y ya no está disponible en la Apple Store en Francia,” ha dicho un portavoz de la firma informática.