nav
Lunes 11 de Diciembre de 2017

Evangélicos demandan a Universidad

Un grupo de escuelas evangélicas ha interpuesto una demanda contra el prestigioso sistema de la Universidad de California aduciendo prejuicios contra los puntos de vista de los cristianos conservadores.

  • Educación    
  • 13 ene 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

En un enfrentamiento inusual entre religión y educación, un grupo de escuelas evangélicas ha interpuesto una demanda contra el prestigioso sistema de la Universidad de California aduciendo prejuicios contra los puntos de vista de los cristianos conservadores. La demanda responde a la negativa de la UC a aprobar determinados cursos de la Escuela Cristiana Calvary Chapel en Murrieta, California, cuyos textos, entre otras cosas, apoyan la autoridad absoluta de la Biblia y cuestionan la teoría de la evolución.

El juez federal S. James Otero, en Los Angeles, dictaminará pronto sobre la moción de la universidad de suprimir la demanda

Si se mantiene la demanda, será única. Ni la UC ni la Asociación Internacional de Escuelas Cristianas, codemandante con Calvary, conoce precedentes. “Esta es una demanda potencialmente muy seria”, dijo el politólogo John Green, de la Universidad de Akron. “Tiene importantes implicaciones para el cuadro general de relaciones entre los grupos religiosos y las universidades”.

Las tensiones entre los protestantes evangélicos y el sistema de la educación superior no es nada nuevo, dijo Green, que estudia el activismo religioso.

Pero lo que es notable, afirmó, es la cuestión de si un sistema universitario de elite aceptará a los estudiantes de escuelas cristianas conservadoras en las cuales sus padres han invertido mucho.

Según la Agencia de Noticias AP los partidarios de Calvary dicen que la UC está tratando de obligar a las escuelas cristianas a abandonar su compromiso evangélico a favor de enfoques seculares. Es “pura discriminación contra un punto de vista particular”, afirmó Ken Smitherman, presidente de la asociación de escuelas cristianas con sede en Colorado Springs, que tiene 800 instituciones afiliadas en California.

Pero las autoridades de la UC responden que las objeciones son académicas y que tienen derecho a establecer los requisitos, que a su parecer no cumplen las clases de ciencias de los demandantes ni cursos como “Cristiandad y moralidad en la literatura estadounidense” o “Influencia de la cristiandad sobre la historia estadounidense”.

“No es que estemos tratando de impedir que los estudiantes sean expuestos a las ideas de dichos textos”, dijo Christopher Patti, asesor legal de la UC. “Se trata de que no enseñan adecuadamente la materia, a juicio de la universidad”. Los textos en cuestión provienen de Beka Books de Pensacola, Florida, y Bob Jones University Press de Greenville, Carolina del Sur.

La demanda, interpuesta el 25 de agosto en nombre de seis estudiantes de Calvary que querían ingresar en la universidad, sostiene que enfrentan dificultades inusuales debido a que la universidad no les reconoce determinados cursos de su escuela.

Las autoridades de Calvary admiten que imparten su enseñanza desde un punto de vista particular. Pero Robert Tyler, un abogado que representa la institución, dice que los estudiantes reciben calificaciones por encima del promedio en las pruebas estandarizadas, lo que a su juicio indica que han recibido una sólida educación.

“Queremos que la universidad respete los puntos de vista divergentes y los que proceden de una perspectiva cristiana”, dijo Tyler, que trabaja para un grupo llamado Partidarios de la fe y la libertad, y que tiene cuatro hijos enrolados en las escuelas de Calvary.

Patti replica que “no les prohibimos que enseñen ninguno de esos cursos ni decimos que los estudiantes que los toman no pueden asistir a la universidad… Sólo decimos que (los cursos) no cumplen nuestros requisitos”. Agregó que la UC permite el uso de los libros en disputa pero sólo como suplementos y no como libros de texto principales.

Los libros difieren de los textos seculares. Una sección sobre los derechos civiles, por ejemplo, habla del “estilo de vida inmoral” de los homosexuales.

Patti dijo que las objeciones de la UC no radican en las enseñanzas sobre valores en particular sino en la dependencia de los textos de las explicaciones religiosas en vez de las empíricas. Por ejemplo, “Biología para escuelas cristianas” parece zanjar el debate sobre la evolución en una introducción según la cual la Biblia aclara cualquier información contradictoria que los estudiantes puedan enfrentar.

“Está muy claro que la prioridad de estos textos es enseñar principios religiosos y que la ciencia ocupa un segundo plano, y el cuerpo docente de la universidad considera que no es un modo muy efectivo de enseñar ciencia”, dijo Patti.

Tyler replicó que los estudiantes de Calvary reciben la información que necesitan. “Van a estar bien preparados al ingresar a la universidad porque no están aprendiendo sólo un enfoque creacionista ni tampoco solamente un enfoque evolucionista. Están aprendiendo todos los enfoques”.

La demanda de Calvary sostiene que la UC rechaza el cristianismo conservador pero que acepta cursos con enfoques particulares como “Introducción al budismo” y “Cuestiones de la historia africana”. Las autoridades de la UC responden que dichos cursos se enseñan desde un punto de vista académico y no para edificación religiosa.

Agencia Orbita