nav
Martes 19 de Septiembre de 2017

Escuela inglesa prohibe a alumna utilizar el “anillo de castidad”

La joven Lydia Playfoot relató que en su escuela, le dijeron que portar el anillo “rompe” con las reglas de la institución sobre la joyería permitida en el uniforme. Ella acusa discriminación.

  • Educación    
  • 3 jul 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

En un tiempo de apasionado debate, de ropa religiosa y emblemas, una joven londinense de 16 años, miembro del Movimiento Evangélico Cristiano, protestó en la Corte de Londres en días pasados, porque su escuela se resiste a dejarla portar su anillo de “pureza”, que simboliza su “castidad prematrimonial”.

El caso, dice el New York Times (NYT), ofrece un contrapunto sobre la discusión concerniente a las mujeres musulmanas que visten su niqab, velo que les cubre completamente la cara.

Pero este caso también muestra el resentimiento de algunas y algunos cristianos británicos, que se dicen discriminados por hacer evidente su fe.

La joven Lydia Playfoot relató que en su escuela Horsham, al sur de Londres, le dijeron que portar el anillo “rompe” con las reglas de la institución sobre la joyería permitida en el uniforme.

Pero ella alegó que la prohibición rompe con su promesa y su derecho de expresar su creencia religiosa. No solo eso, dijo en su declaración en la Corte que a alumnas Sikh y musulmanas sí les permiten portar sus distintivos vestidos, enseñando su identidad religiosa.

El NYT explica que Playfoot pertenece a la sección británica del Movimiento Evangélico-Americano, conocido como “Sylver Ring Thing”.

Los padres de la joven trabajan en el movimiento, de acuerdo con la página www.silverringthing.com

“La razón real de la extrema hostilidad de portar el SRT anillo de pureza les disgusta por el mensaje sexual, restricción, que es “contracultural” y contraria a la política social y gubernamental”, dijo en su declaración escrita Playfoot en la Corte Suprema Británica.

“Es un mensaje que proviene de la posición judeo-cristiana que es reprimida, dijo ella, argumentando que la escuela “no ofrece derechos iguales a los cristianos”.

Sus puntos de vista muestran otros aspectos del debate que han estado largamente centrados en la preocupación de los líderes británicos en torno a sus velos que cubren completamente la cara de las musulmanas y que, incluso el ex primer ministro, Tony Blair lo llamo “la marca de separación”.

Esto ha llevado a los musulmanes a decir que ellos son objeto de discriminación.

Pero, los puntos de vista de Playfoot sugieren que los cristianos, como ella, han estado tratados injustamente.

Mucho del debate gira en torno o si el anillo de la pureza es un requerimiento religioso.

En la declaración de la Corte, Leon Nettley, directora de la escuela de Millais, indica el diario neoyorquino, dice que “esto no es un símbolo cristiano y no es un requerimiento para ninguna división americana de la compañía de la cristiandad”.

“Si permitimos a una parte de los estudiantes portar anillos que simbolicen un particular mensaje, cuando ese objeto de joyería no es requerido por la religión, entonces deja dudas para que los otros alumnos demanden entonces el poder portar joyería con otros mensajes”.

Nettey admitió que Playfoot había sido castigada por traer el anillo en mayo del 2005, siendo separada del estudiantado por una tarde. Y el dijo que ha permitido a otros estudiantes de otra fe o creencia vestir cosas como los velos de las musulmanas.

Pero cree que esas cosas son requerimientos religiosos mientras que el anillo de Playfoot “es solo uno de tantos métodos para publicitar un específico punto de vista de la creencia cristiana”.

En una entrevista con la BBC antes de entrar a la Corte, Playfoot dijo que el anillo “significa que yo no voy a tener sexo hasta que me case y voy a estar sexualmente pura hasta el matrimonio”.

El anillo está gravado con una referencia bíblica que los creyentes comparten: “manténgase con la conciencia tranquila del pecado sexual”.

Nettley también fue acusado por la familia de Playfoot de utilizar a la joven mujer para buscar publicidad.

No está muy claro cuándo la Corte dictaminará este caso, concluye el NYT.

criterios