nav
Sábado 18 de Noviembre de 2017

Escuela privada cristiana en EE. UU. brinda becas a estudiantes nicaragüenses

“Nuestro deseo era que los niños conociesen al Señor y recibiesen una buena educación, para que no tengan que vivir en la calle, mendigando”, dijo Rickabaugh.

  • Educación    
  • 24 nov 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Eveling García, una niña de 17 años cuya familia vive en Managua donde su mamá se gana la vida vendiendo sandías en un mercado de Managua, es una de las beneficiadas con las becas que provee la escuela privada de secundaria Cascade Christian High School de Medford, que cobra 6.125 dólares al año por matrícula.

“Es una gran experiencia”, expresó García, sentada junto a una hoguera en el lobby de Cascade en un día de lluvia.

La joven García, se puso en contacto con Cascade Christian a través de la “Nicaraguan Connection”, una iniciativa filantrópica de la escuela y de la Grace Christian School, de enseñanza primaria. Ambas escuelas están afiliadas a la Primera Iglesia Bautista de Medford, según informa la AP.

Hace dos años comenzó la iniciativa, cuando un miembro de la iglesia bautista Tom Strout, le dijo a funcionarios de las escuelas que había una iglesia cristiana no confesional en Managua que ofrecía educación gratuita, uniformes, ropa, comida, medicinas y otros servicios a niños indigentes cuyas familias no tenían dinero para enviarlos a la escuela.

Inspirados en la misión de la escuela y deseosos de enseñarle a los estudiantes de Cascade y de Grace, el valor de ayudar a los demás, las autoridades escolares organizaron una campaña de apoyo a los estudiantes del Colegio Cristiano El Padul.

Los alumnos de Cascade recolectaron artículos estudiantiles y los colocaron en cajas de zapatos para ser enviados a los estudiantes de Managua.

Devon Rickabaugh, subdirector de Cascade que viajó a Managua a entregar las donaciones, dijo que la pobreza que vio fue asombrosa. Había niños tan pobres que tenían que mendigar.

El Colegio Cristiano, es la única forma que tienen muchos niños de conseguir una educación. Esa fue la razón por la que los filántropos Rosemarie Bell y Olimpida de Caldera, fundaron la escuela para niños de prekinder hasta la secundaria. Hay unos 400 alumnos en la escuela, afirmó Rickabaugh.

“Era importante apoyar a estudiantes individualmente porque había niños que no tenían casi nada”, declaró Rickabaugh. “No pueden ir a las escuelas públicas porque deben comprar uniformes, libros y comida”.

Al año siguiente, cada clase de Grace y Cascade, auspició un alumno del Colegio Cristiano El Padul del mismo grado. Todas las semanas los estudiantes aportaron dinero hasta recaudar unos 360 dólares, lo que cuesta la educación de un niño en Nicaragua, dijo Rickabaugh.

“Nuestro deseo era que los niños conociesen al Señor y recibiesen una buena educación, para que no tengan que vivir en la calle, mendigando”, dijo Rickabaugh.

Muchos alumnos dejan de asistir al Colegio Cristiano El Padul para trabajar en el mercado. Rickabaugh, dice que espera que el programa de intercambio con Cascade funcione como incentivo para que los estudiantes completen la secundaria.
La escuela de Managua también ofrece dos becas universitarias a sus estudiantes. “Es una bendición para nosotros”, manifestó Eveling.

La deserción escolar, no obstante, es enorme. Hay unos 200 estudiantes de entre tres y cinco años, pero en el último año de la secundaria hay apenas cuatro, incluida Eveling, dijo Rickabaugh.

Foto de la AP: Eveling García junto a una ejecutiva del colegio Cascade Christian High School.