Más de 80 estudiantes son “poseídos” en una escuela peruana

Para los pobladores locales, se trata de un caso de “posesión demoníaca”. Algunos creen que esto ocurrió porque la escuela fue construida sobre un antiguo cementerio. Otros dicen que eran comunes los “juegos” de invocación de espíritus.

  • Educación    
  • 20 may 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

TARAPOTO, PERÚ. – Una situación extraña se registró en Perú. Decenas de niños de edades comprendidas entre 11 y 14 años, sufrieron convulsiones y describieron haber tenido la misma visión de un hombre negro que estaba tratando de matarlos. Todos son estudiantes de la escuela Elsa Perea Flores en Tarapoto, al norte de Perú.

Las autoridades fueron llamadas inmediatamente porque más de 80 estudiantes estaban gritando, convulsionando y desmayándose por lo que fueron llevados para recibir tratamiento médico.

Los expertos no pueden explicar la “histeria” ocurrida en la escuela. Es la tercera vez en este año que sucede algo similar.

Para los pobladores locales, se trata de un caso de “posesión demoníaca”. Algunos creen que esto ocurrió porque la escuela fue construida sobre un antiguo cementerio. Otros dicen que eran comunes los “juegos” de invocación de espíritus durante los descansos.

Los médicos que atendieron a los estudiantes, dicen que esta extraña ‘condición’ sería contagiosa y recurrente. Algunos de estos estudiantes continuaron teniendo “crisis” días después del evento. El doctor Anthony Choy, dijo al canal de Panamericana TV:

“No entendemos cómo eso tiene que ocurrir.

Sabemos que comenzó el 29 de abril y ahora volvió a suceder. Son más de 80 estudiantes afectados”. Los números varían, dependiendo del canal de noticias.

Elsa de Pizango, madre de una niña que presentó los síntomas, dijo: “Se desmayó en la escuela. Ellos no explican nada en el hospital. Ella simplemente se desmayó y comenzó a salirle espuma de su boca”.

Un estudiante, que pidió no ser identificado, describió su experiencia: “Es perturbador pensar en eso. Es como si alguien me continuase persiguiendo. Era un hombre alto, vestido todo de negro y con una gran barba. Sentí que estaba tratando de estrangularme. Mis amigos dicen que estaba gritando desesperadamente, pero no recuerdo lo que pasó”.

Informes de otros estudiantes dicen que tenían dificultad para respirar y que sentían algo presionando su cuello. Una chica de 13 años, dijo a los medios locales: “Varios niños de diferentes aulas se desmayaron al mismo tiempo. Yo sentí náuseas y oí voces”.