nav
Viernes 15 de Diciembre de 2017

Musulmanes marchan en Francia denunciando a Darwin y su teoría evolucionista

Las tres principales religiones, cristianismo, islamismo y judaísmo, coinciden en creer que la vida y el universo y todo cuanto en ellos hay, fueron creados por un Ser superior, Dios, por lo que nada de lo que existe se hizo como lo plantea la teoría de la evolución.

  • Creación/Evolución    
  • 23 may 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cuatro años después de asustar a Francia por primera vez, musulmanes creacionistas recorren nuevamente el país predicando contra la teoria de la evolución de Charles Darwin.

Seguidores de Harun Yahya, un editor turco de libros islámicos populares, ofrecieron cuatro conferencias creacionistas en centros musulmanes en la zona de París y tienen más conferencias programadas para otras seis ciudades.

En una escuela secundaria musulmana en Aubervilliers, suburbio del norte de París, unos 100 alumnos -los niños sentados a la derecha, las niñas a la izquierda- escuchaban a dos turcos de las oficinas centrales de Harun Yahya en Estambul, afirmar que la evolución es una teoría que los musulmanes deberían rechazar.

“No descendimos de los monos”, dijo el disertante Ali Sadun a los adolescentes. La teoría de la evolución de Charles Darwin, dijo Sadun, era “la base científica para defender el ateísmo”.

Harun Yahya, uno de los más prolíficos autores del mundo musulmán, asustó a la orgullosamente secular nación gala en enero de 2007, al enviar miles de copias gratuitas de su “Atlas de la Creación” a escuelas y bibliotecas de todo el país.

El ministerio de Educación francés, rápidamente ordenó a los directores escolares que incautaran y escondieran las copias del libro que, a lo largo de 768 páginas de brillantes fotografías y textos de fácil lectura, sostiene que todas las cosas vivientes fueron creadas por Dios exactamente como son hoy.

El ministerio continuó con un seminario especial para capacitar a docentes sobre cómo contrarrestar a un pequeño, pero creciente grupo de alumnos que desafían la evolución con teorías creacionistas.

En octubre de 2007, con fuerte apoyo francés, el Consejo de Europa denunció las opiniones creacionistas plasmadas en el “Atlas de la Creación” como un ataque religioso a la ciencia y los derechos humanos.

Creacionistas cristianos y musulmanes creen que Dios creó el mundo tal como se describe en la Biblia y el Corán. Ambos textos dicen que Dios hizo el universo y a todas cosas vivientes en seis días.

La Biblia lo presenta como el tiempo necesario exacto para la creación, pero el Corán dice que “días” en realidad significa largos períodos.

El creacionismo cristiano, goza de apoyo popular en algunas partes de Estados Unidos, pero la justicia ha establecido que se trata de una postura religiosa que no puede ser enseñada en escuelas estatales.

Las consideraciones creacionistas del Corán son tradicionales en el mundo musulmán, informa Reuters.

Asesorado por creacionistas estadounidenses, Harun Yahya, ha desarrollado una serie de libros que en los últimos años ayudaron a divulgar esta idea más allá de los límites de Oriente Medio, incluyendo Francia, donde cinco millones de musulmanes constituyen la mayor minoría islámica de Europa.

“La gente que defiende la evolución no puede aceptar la existencia de un Creador”, dijo Sadun en La Reussite, una de las pocas escuelas musulmanas privadas en Francia.

“La vida no es producto del azar, es la creación de un poder superior, que por supuesto es Alá”, dijo Sadun en fluido francés, añadiendo que la incautación del “Atlas de la Creación” era similar a la quema de libros por parte de los nazis en la década de 1930.

La conferencia de Sadun, se apoyó mucho en diapositivas que pretendían demostrar que antiguos fósiles de un pez, un grillo, un lagarto y una rana lucían exactamente como en fotografías de sus descendientes de hoy en día. El afirmó que no existían fósiles que demostraran las transiciones evolutivas, teoría a las que apelan los evolucionistas.

Científicos en Turquía, Europa y Estados Unidos, sostienen que el Atlas está repleto de errores, pero esto no parece molestar a los seguidores de Harun Yahya, pseudónimo de Adnan Oktar, un predicador musulman de 55 años que mantiene en secreto los orígenes de los vastos fondos que le permiten a él y a un grupo de seguidores producir cientos de miles de elegantes y simples libros sobre el Islam.