nav
Miércoles 23 de Agosto de 2017

Australia eliminará referencias «Antes de Cristo» y «Después de Cristo» en escuelas

La comunidad cristiana está enfurecida y decepcionada por la decisión del gobierno donde la figura de Jesús dejará de ser punto de referencia en la historia de Australia y su educación pública.

  • Educación Pública    
  • 15 sep 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

El gobierno australiano ha decidido borrar las tradicionales expresiones “Antes de Cristo” y “Después de Cristo” de los libros de texto que se utilizan en las diferentes escuelas en Australia. De ahora en adelante la nomenclatura tradicional será sustituida por expresiones neutrales como: BCE (“Antes de la Era Común”), BP (“Antes del presente”) y CE (“Era común”), publica la ABC en español.

La comunidad cristiana está enfurecida y decepcionada por la decisión del gobierno donde la figura de Jesús dejará de ser punto de referencia en la historia de Australia y su educación pública.

Peter Jensen, arzobispo anglicano de Sydney, dijo esta cambio que ha hecho el gobierno de Australia es “un intento intelectualmente absurdo por eliminar a Cristo de la historia de la humanidad”, porque la expresión «Era común» “no tiene sentido y resulta engañosa”, dijo Jensen al diario The Daily Telegraph.

El uso de “Era común” se introdujo originalmente en el siglo VI y algunas referencias demuestran que apareció en Inglaterra en 1708. Su utilización fue introducida por académicos judíso ya en el XIX, no siendo sus siglas popularizadas en las publicaciones académicas y científicas en el siglo XX.

Un portavoz del Ministerio de Educación, dijo que estos cambios no supondrán ningún problema porque las abreviaciones como BP o CE “se usan de forma habitual”. Pero Christopher Pyne, portavoz de la oposición en temas relacionados con la educación, resaltó que Australia es “fruto de la herencia judeo-cristiana”.

Pyne, tachó de “vergonzosa” la eliminación de los términos tradicionales, porque es “una forma para negar el ser de nuestro pueblo”. El liberal David Elliott, cree que esta “locura innecesaria” y “un insulto a la inteligencia de los australianos”.