nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Estudiante denuncia a su maestra por discriminarlo por el hecho de no orar en el aula

•“Una oración única y obligatoria es claramente una acción discriminatoria contra los que no están cubiertos por ella, también viola la ley suprema”, denunció ATEA.

  • Educación Pública    
  • 20 abr 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Las oraciones que por lo general se producían antes de la primera clase en el Colegio Estado General Carneiro, en Roncador, Texas, fueron suspendidas por la dirección. La razón fue que un estudiante se quejó afirmando haber sido expulsado de la sala por negarse a participar.

El alumno es ateo e interpuso esta denuncia ante la Asociación Brasileña de Ateos y Agnósticos (Atea). El joven tiene 16 años y ha iniciado su secundaria en este colegio, pero dijo que antes de empezar la clase “la profesora de inglés entró y dijo a todos que participáramos en la oración.

Algunos igual que yo nos quedamos sentados, entonces la maestra nos dijo que nos saliéramos del aula, una vez que terminó la oración, ella nos llamó nuevamente. Me sentí como si estuviera peor que los otros estudiantes”.

El estudiante llegó a su casa y al sentirse discriminado por ser ateo, le contó a su tío de 30 años que también es ateo: “Yo estaba muy enojado, no me gustó. No debió haberle hecho eso, fue una falta de respeto”, dijo el tío. De acuerdo con el muchacho, su intención original fue buscar un foro para denunciar a la escuela en la ciudad. Pero decidió ponerse en contacto con ATEA a través de una red social.

Así que se puso en contacto con la asociación, envió una carta comunicándole sobre lo ocurrido en la escuela, sobre los derechos legales de los ateos y los agnósticos. El documento cita el artículo 5 de la Constitución Federal que establece que es “inviolable la libertad de conciencia y creencia”.

La carta dice: “Por otra parte, el Art. 3 de la Constitución establece que “constituyen los objetivos fundamentales de la República Federativa del Brasil… IV – promover el bien de todos, independientemente de su origen, raza, sexo, color, edad y otras formas de la discriminación”.

“Una oración única y obligatoria es claramente una acción discriminatoria contra los que no están cubiertos por ella, también viola la ley suprema”.

También ATEA citó el artículo 19 de la Constitución, que habla de la laicidad del Estado brasileño y establece la separación de Iglesia y Estado. “Una escuela pública no puede hacer referencia a la religión en el espacio público.

“Es necesario crear una cultura de libertad de expresión y protección. Al igual que con los negros, judíos, homosexuales. (…) La asociación de ayuda en esta posibilidad de rescisión “, dice Daniel Sottomaior, presidente de Atea.

La Junta determinó que no se realizará más la oración en las aulas. El adolescente dice que algunas personas que estaban en la escuela lo vieron con miradas extrañas. Pero él cree que su actitud puede ayudar a los prejuicios contra los ateos. Y añade: “Sentí que mi opinión vale la pena”.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de G1