nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Evangélicos están a sólo un 3% para alcanzar a la población católica en Guatemala

Al menos desde el 2012, en las encuestas de ProDatos el catolicismo ha ido en disminución y el protestantismo, en aumento, pero desde enero del 2014 esto se detuvo.

  • Encuestas    
  • 5 jun 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Solo un 3 por ciento es la diferencia entre la población que se reconoce católica y la evangélica en Guatemala, de acuerdo con la Encuesta Libre que ProDatos que se elaboró para Prensa Libre, lo cual también evidencia un punto de estancamiento en el descenso y crecimiento de estas religiones.

Según la medición efectuada en abril último, el 45 por ciento de guatemaltecos afirma que profesa la religión católica; el 42 por ciento dice ser evangélico; un 2 por ciento indica pertenecer a otras denominaciones y un 11 por ciento no profesa ninguna religión.

Al menos desde el 2012, en las encuestas de ProDatos el catolicismo ha ido en disminución y el protestantismo, en aumento, pero desde enero del 2014 esto se detuvo.

Durante enero del 2013 y el mismo mes del 2014, el descenso porcentual de los católicos fue de un 8 por ciento, y el aumento de los evangélicos, del 7 por ciento.

Los líderes de ambas ramas del cristianismo no tienen una respuesta en cuanto a qué pasa con los últimos números, si se detuvo el descenso de un sector y el ascenso de otro, o si es algo solamente momentáneo.
El sociólogo Otto Rivera explicó que las prácticas religiosas en el país se han ido modificando sustancialmente, pero que eso también obedece a consecuencias históricas, especialmente con la parte más álgida del conflicto armado interno, cuando ambas iglesias, en general, sufrieron los embates de la guerra y la represión.

El sociólogo Edmundo Urrutia afirmó que varios factores contribuyen a esos números. Uno es de “larga historia” y tiene que ver con una política de Estados Unidos, de promoción del protestantismo neopentecostal en América Latina, ante el deslizamiento de la iglesia Católica a posiciones críticas hacia el orden económico y político.