Evangélicos de EEUU no están de acuerdo con cambio de sexo

Las personas que se identificaron como evangélicos representan casi el doble (61%) en comparación con los no evangélicos (32%) al decir que el uso de hormonas o cirugía para cambiar de sexo es moralmente incorrecto.

  • Investigación    
  • 27 jul 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Los evangélicos estadounidenses están en desacuerdo con el resto de la población cuando se trata de cuestiones de género. Así lo afirma una nueva investigación de Lifeway.

De acuerdo con los resultados, más de la mitad de los cristianos evangélicos – exactamente el 54% – dijo que era incorrecto “identificarse con un género diferente”. Esta cifra fue más baja dentro de la comunidad católica, donde el 26% dijo que era incorrecto Entre la gente no religiosa esta cifra se reduce al 20%.

Las personas que se identificaron como evangélicos representan casi el doble (61%) en comparación con los no evangélicos (32%) al decir que el uso de hormonas o cirugía para cambiar de sexo es moralmente incorrecto.

El director general de Lifeway, Scott McConnell dijo: “Los cristianos evangélicos son claramente una minoría en este tema. La mayoría de los estadounidenses no perciben un sentido moral en haber nacido hombre o mujer”. McConnell también señala: “La mayoría de los estadounidenses rechazan la visión de un creador que proporciona un género que no se puede cambiar”.

“Podemos hacer diferentes cambios de forma libre en nosotros mismos.

Tenemos la cirugía plástica, utilizamos formas para que nuestros dientes estén más blancos, maneras de teñir el cabello, hacerse tatuajes. Así que muchos estadounidenses ven el género como un elemento más a esa lista.

“Esto refleja un cambio de visión del mundo en transformación”, agregó. “Un porcentaje creciente de estadounidenses no creen en el ‘bien y el mal’. Ellos no creen que existe una verdad absoluta. Y si no hay verdad absoluta, ellos están reacios a hablar de moralidad”, dijo.

La investigación de Lifeway se aplicó a 1.000 estadounidenses en septiembre de 2015.