nav
Martes 12 de Diciembre de 2017

Líderes cristianos advierten de gracia barata y el descuido de la realidad del infierno

“Si nuestras enseñanzas no se basan en las palabras del Señor Jesucristo, la Escritura y la predicación de los apóstoles, no son más que una muy peligrosa teología”, dijo Batson.

  • Teología    
  • 1 nov 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

El infierno no es exactamente un tema muy atractivo para hablar porque se trata de la tortura perpetua. Sin embargo, el pastor Howard Batson, se atrevió a hablar del fuego de la eternidad, en su intervención en la conferencia G5 durante la Convención General Bautista en Texas, según publica The Christian Post.

Según la Norma Bautista, los líderes religiosos no pueden descuidar la realidad del infierno, porque se trata de mantenerse fiel al Evangelio y a la evangelización, así que deben hablar del tema siempre.

Durante una larga discusión, Batson, les habló a los pastores de la Primera Iglesia Bautista en Amarillo, sobre la controversia del libro del pastor Rob Bell, fundador de Mars Hill Bible Church, en que Bell muestra a un Dios de amor que no puede condenar al infierno a su creación.

“El problema es cuando se enseñan y se predican doctrinas falsas, no importa lo noble que sean las intenciones o las elocuentes palabras”, dijo Batson. “Si nuestras enseñanzas no se basan en las palabras del Señor Jesucristo, la Escritura y la predicación de los apóstoles, no son más que una muy peligrosa teología”.

A pesar que Batson, se refiere a Bell como un “comunicador maestro” con una “pasión por llegar a la gente con las historia de Jesús”, “el pastor fundador de la iglesia Mars Hill, utiliza una hermenéutica para engañar a los lectores”, denunció el pastor Batson.

Kaufman Brent Gentzel, pastor de la Primera Iglesia Bautista de Texas dijo que el deseo del ser humano ha sido “evitar hablar del juicio y el infierno y esto se se basa más en nuestros deseos de ser queridos”.

Batson Gentzel, declaró que debe hablar más del sufrimiento eterno. Tratar de ser más amable que Jesús, ser más sensible que el apóstl Pablo y no predicar “gracia barata”.