nav
Lunes 05 de Diciembre de 2016

¿Los perros van al cielo? el Papa Francisco dice que sí

Declaración genera divergencia entre los teólogos

  • Teología    
  • 15 dic 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

THE NEW YORK TIMES.- Después de hacer declaraciones en favor de los gays, de las parejas no casadas y los defensores de la teoría del Big Bang, el Papa Francisco ahora se ha ganada a los dueños de perros y los defensores de los animales de todo el mundo.

Durante una aparición pública en la Plaza de San Pedro, el Papa trató de consolar a un niño que estaba triste por la muerte de su perro así que le dijo: “un día vamos a ver de nuevo a nuestros animales en la eternidad de Cristo.

El Paraíso está abierto a todas las criaturas de Dios”. Esto implica que está de acuerdo que los perros (y otros animales) se ¿van al cielo?

Una vez liberada, la declaración fue elogiada por las organizaciones como Humane Society y la ONG Personas para el Tratamiento Ético de los Animales (PETA), que celebró el “cambio” en la teología católica, que enseña la historia de que los animales no pueden ir al cielo porque no tienen alma.

“Si el Papa quería decir que todos los animales van al cielo, la implicación es que los animales tienen alma”, dijo. “Si esto es cierto, entonces deberíamos empezar a pensar seriamente acerca de cómo tratarlos.

Debemos admitir que son seres que sienten y que significan algo para Dios”, dijo Christine Gutleben, directora de contactos Humane Society, la mayor organización de protección animal en los Estados Unidos.

Sarah Withrow King, directora para las relaciones con las organizaciones cristianas de PETA, conocida por las campañas en contra de la masacre de animales, hizo hincapié en que las declaraciones papales confirman el relato bíblico del paraíso como un lugar de paz y amor. Esto “podría influir en los hábitos alimenticios de los católicos como es el consumo de carne”, dice.

Já Charles Camosy escritor y profesor de ética cristiana en la Universidad de Fordham cree que esto causará un amplio debate entre los teólogos, pero vale la pena recordar que Francisco habló “en el lenguaje pastoral, y no con el fin de ser diseccionado por los académicos”.

Algunos comentaristas señalan que Jorge Bergoglio, un obispo jesuita argentino, eligió su nombre papal en honor a San Francisco de Asís, llamado el “el santo patrono de los animales”.

Los teólogos vinculados al Vaticano explicaron que Francisco no tenía una doctrina de la afirmación. El debate sobre si los animales podían ir al cielo es muy antiguo. El Papa Pío IX (1846-1878), creador de la doctrina de la infalibilidad papal (en 1854), argumentó que los perros y otros animales tienen conciencia. Por lo tanto, trató de evitar una división italiana con la Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales.

En la década de 1990, el Papa Juan Pablo II proclamó que los animales tienen alma y “están tan cerca de Dios como el hombre”. Su reemplazo, Benedicto 16, rechazó este punto de vista en un sermón de 2008, cuando dijo que al morir un animal “significa el final de su existencia en la tierra”. Así, Francisco contradice su predecesor, una vez más, volviendo al argumento de 20 años mostrando cómo el Vaticano puede cambiar de opinión con el tiempo.