“Teología de la prosperidad es veneno mortal”, Marcos Vidal

En el capítulo 11 Vidal destaca: Porque este tema de la prosperidad, tal y como se predica hoy, por más que lo busco, no lo veo en el evangelio y me parece un terrible despropósito que lleva a gran confusión y desvía la atención de lo esencial. Más que eso, me parece veneno mortal.

  • Teología    
  • 17 jun 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

En un artículo publicado en el sitio web Mi Mejor Alabanza se resalta que Marcos Vidal en su libro “Con Permiso”, cuestiona la teología de la prosperidad que se ha proliferado en muchas iglesias.

En dicha obra Vidal le dedica un capítulo para hablar de la teología de la prosperidad del cual él asegura que no es el evangelio de Jesucristo por lo que lo llama “veneno mortal”.

En el capítulo 11 Vidal destaca: Porque este tema de la prosperidad, tal y como se predica hoy, por más que lo busco, no lo veo en el evangelio y me parece un terrible despropósito que lleva a gran confusión y desvía la atención de lo esencial.

Más que eso, me parece veneno mortal.

Me aturde mucho constatar cómo en el mundo occidental y cada vez más en muchos otros países, se ha ido abriendo hueco un mensaje claramente orientado hacia lo material, lo perecedero, «lo que hoy es y mañana no es...

Vidal, dice que los predicadores de la prosperidad se valen de un texto bíblico para promover esta teología: “3 Juan 1.2, una simple y educada salutación de carta en la que Juan dice: «Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma», se predica y proclama la importancia de un modelo de vida cristiana próspera en lo material, totalmente fuera de enfoque”.

Al final Vidal dice que “entre otras cosas, y por poner un simple ejemplo de tantos que podríamos poner, Jesús dijo: «No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón» (Mateo 6.19–21). Siendo estas palabras tan claras y viniendo de la boca del mismo Jesús ¿cómo es posible que eso que llaman «evangelio de la prosperidad» haya generado tanto debate entre los cristianos? ¿Cómo es que perdemos un solo minuto con el tema?”.

Fuente:  Mi Mejor Alabanza