nav
Sábado 26 de Mayo de 2018

Joyce Meyer afirma que tatuarse no es pecado

Según la escritora norteamericana, algunas personas han confundido santidad con reglas.

  • Teología    
  • 30 mar 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

EE.UU.- El uso de tatuajes sigue siendo uno de los temas que más opiniones genera entre los cristianos además de dividirlos. Por lo tanto, la escritora estadounidense Joyce Meyer se mantuvo firme durante una reciente conferencia en los Estados Unidos: el tatuarse no es un pecado.

“Santidad no es legalismo”, declaró Meyer, observando que la mentalidad religiosa confunde el concepto de santidad con reglas y reglamentos que no son exigidos por la Biblia.

Uno de los principales argumentos que apuntan contra el uso de tatuajes es el texto de Levítico 19:28, que dice: “Y no haréis rasguños en vuestro cuerpo por un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna. Yo Jehová” (NVI).

Explicó que las personas religiosas han hecho un lío la santidad al poner un montón de reglas y regulaciones sobre las personas. Enumeró beber, bailar, usar maquillaje y más entre esas reglas. En defensa de los tatuajes, Meyer citó a Isaías 44: 5, que dice: “Este dirá: Yo soy de Jehová; el otro se llamará del nombre de Jacob, y otro escribirá con su mano: A Jehová, y se apellidará con el nombre de Israel”.

Ella también añadió que Dios también hizo marcas en sí mismo, con base en Isaías 49:16: “He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mí están siempre tus muros”.

El televangelista Pat Robertson, entre otros, ha citado a Levíticos para argumentar que hacerse tatuajes es una “práctica pagana”.

“Miren la Biblia, les dice a las personas que no marquen sus cuerpos y se corten como lo hicieron los paganos. El tatuaje es una práctica pagana, no es una práctica cristiana”, dijo Robertson en 2016.

Pero Meyer rechazó el argumento y sostuvo que Dios también tatuó a aquellos que ama a sí mismo. “La Biblia dice en Isaías 49 que Dios tiene su imagen tatuada en la palma de la mano”, afirmó. “Estoy casi de hacerme un tatuaje. Creo que podría hacer eso para empujar a todas las personas religiosas fuera del acantilado y acabar con eso”.

Meyer admitió que, en el primer momento, su marido no cedió a esa visión, pero llegaron a la conclusión de que ésta era una postura religiosa derivada del legalismo. Meyer dijo que su tatuaje diría: “Yo pertenezco al Señor”.

“Yo viví en la esclavitud del legalismo. Todo en el legalismo es sobre lo que no puedes hacer. Me deja decir una cosa: no es aburrido servir a Cristo. Es muy divertido y hay mucho que puedes hacer y no sólo eso, puedes disfrutar de todo eso”, dijo ella.

“No podemos mirar al exterior de alguien y decidir por nosotros mismos que él es una mala persona. Es por eso que muchas personas hoy no quieren nada con la iglesia, porque todo lo que reciben es crítica y juicio”, concluyó.

Por otro lado, Will Honeycutt, profesor de la Liberty University, cree que aunque “la Biblia no prohíba explícitamente los tatuajes”, los cristianos deben recordar que “la Biblia tiene una visión elevada del cuerpo como obra de Dios, que no debe ser desfigurada” .

Además, él argumentó, no se debe hacer un tatuaje por rebelión. “Nuestro principal motivo para cualquier cosa que hagamos debe ser glorificar a Dios”, destacó Honeycutt. “¿Estás buscando dirigir los pensamientos de las personas hacia Dios o para ti mismo?”.

[ Fuente: Christian Post ]