nav
Martes 21 de Noviembre de 2017

Mariano Rivera, relevo estrella de los Yankees: “La clave del éxito se la debo a Dios”

El retiro como estrella del mejor base ball del mundo será para predicar el evangelio de Jesucristo, con su testimonio del hombre nuevo, exitoso y victorioso gracias al poder de Dios en su vida.

  • Deportes    
  • 7 feb 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

A finales de noviembre, él cumplió 41 años y está consciente de que el retiro le está sonriendo… él también sonríe, pues la misión está cumplida. “La clave de éxito que he obtenido en mi carrera profesional se la debo a Dios”, asegura Mariano Rivera, considerado el mejor relevo de las grandes ligas en los últimos tiempos.

El derecho de 6 pies y 2 pulgadas, apodado “Apaga y vámonos” por su efectividad a la hora de cerrar el noveno inning, resaltó su felicidad por llegar a un acuerdo con los Yankees de Nueva York de 15 millones en cada una de las próximas dos campañas, con un complemento que le garantiza 1.

5 millones de dólares diferidos cada año sin intereses a partir del 2013.

“Cuando estamos en manos de Dios, todo es bendiciones… yo quise jugar pelota desde los 6 años en mi pueblo, pero era tan pobre que no podía, no había tiempo para otra cosa que tratar de arrebatarle la comida al mar junto a mi padres, eran pescadores”.

La pobreza extrema no le permitía jugar pelota en su niñez, y cuando pudo hacerlo fue con pelota de trapo y bate de palo de escoba… ¡los guantes eran de cartón! Y sus dedos salían grotescamente de sus zapatos rotos.

“Así llegué hasta los 18, comparado con los chamacos de ahora ya yo estaba viejo para jugar. Pero era la precariedad existente en la familia, tenía que trabajar duro en el mar”.

“Cuando podía jugar era con pelotas de “trapo”, los bates eran de palos de escoba y de pico, o con pelotas hechas con las redes viejas de los pescadores y con guantes de cartón.

“A los 19 fue cuando fui firmado para el béisbol profesional, cuando menos lo esperaba y cuando vi mis primeros clavos, yo jugaba con uno zapatos rotos, con los dedos a fuera… pero Dios tenía un plan conmigo”, replica el astro panameño.

Durante la pasada campaña, Rivera tuvo marca de 3-3 con promedio de efectividad de 1,80 de carrera limpias admitidas y 33 rescates en 38 oportunidades. Su hoja de servicios incluye 559 rescates en temporada regular de por vida, sólo detrás de Trevor Hoffman, que suma 601, en la lista de todos los tiempos, y posee la marca de más rescates en postemporada con 42.

La estrella del mejor relevo en grandes ligas, Mariano Rivera, participó recientemente en una jornada pastoral con proyección evangelistica, en la iglesia Mahanaim, de La Romana, a través de su concilio “Atletas en Acción” junto al pastor Juan Piñol, de nacionalidad dominicana.

“Todos mis logros se los debo a Él… La clave de éxito que he obtenido en mi carrera profesional se la debo a Dios”, concluye Mariano, quien fue declarado como “visitante distinguido” por el alcalde Tony Adames, de la ciudad de La Romana, junto a miembros del cabildo y al ex lanzador Amaury Telemaco y el pastor Ezequiel Molina, quienes sirvieron de coordinadores del encuentro pastoral.

Ganador del premio Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 1999, Mariano ha sido clave para los Yanquis en las conquistas de las series mundiales en 1996, 1998, 1999, 2000 y 2009, sin embargo, ahora lo que más le importa es culminar exitosamente su carrera para irse junto a su familia a predicar el evangelio por todo el mundo.