Estrella de baloncesto Jeremy Lin explica por qué “Jesús lo es todo”

“Si juego para Dios, y es un juego duro, yo trato de darle a Él la gloria, eso me hace sentirme bien. Tengo que aprender a estar bien con cualquier cosa que suceda y confiar que es parte del plan perfecto de Dios”, Jeremy Lin.

  • Deportes    
  • 6 jun 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Jeremy Lin, un jugador cristiano de baloncesto estadounidense, de 24 años de edad que saltó a la fama cuando se convirtió en titular de los Knicks de Nueva York en el 2012, recientemente se tomó el tiempo para mostrar su agradecimiento a los aficionados y explicar por qué Jesús es tan importante para él.

Con 1,91 metros de estatura y con el número 7, Lin, juega en la posición de base ahora para los Houston Rockets de la NBA.

Lin, recientemente respondió a las preguntas hechas en Facebook por parte de los fans, él lo llamó la “Semana de Agradecimiento a los Fans”.

Un fan preguntó a Lin lo que Jesús significaba para él y el jugador de la NBA no dudó en responder.

“Todo… sin él no tendría un propósito en la vida”, respondió Lin en Facebook, resaltando que está leyendo un libro titulado: “La Disciplina de la Gracia” (“The Discipline of Grace”) del autor Jerry Bridges. También compartió uno de sus versículos favoritos de la Biblia Filipenses 4:7: “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”.

Después de su primera apertura en la NBA con los Knicks en febrero del 2012, Lin, logró anotar 25 puntos y liderar el equipo de Nueva York a 7 victorias consecutivas.

Lin, se convirtió en el primer jugador en la historia de la NBA en poner los números de al menos 20 puntos y siete asistencias en cada uno de sus primeros cuatro partidos de partida, por lo que los expertos deportivos, celebridades y fans de él, lo nombraron el fenómeno “Linsanity”.

Sin embargo, Lin, se ha destacado como el jugador vocal para Dios desde que se hizo famoso el año pasado. “Solo juego para Dios. Por eso lo necesito para centrarme todos los días porque voy a tener buenos juegos y malos partidos”, dijo Lin al Houston Chronicle el año pasado.

“Si juego para Dios, y es un juego duro, yo trato de darle a Él la gloria, eso me hace sentirme bien. Tengo que aprender a estar bien con cualquier cosa que suceda y confiar que es parte del plan perfecto de Dios”.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Christian Post