nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Alpinista amputado afirma ver a Dios siempre que escala

El atleta destaca que logró superar el miedo de volver a las rocas a través de la fe, citando el aire libre como “un gran componente para vivir”.

  • Deportes    
  • 6 nov 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

CHRISTIAN POST.- En su programa de televisión, que reúne historias de superación un alpinista amputado afirma ver a Dios siempre que escala las montañas.

Después vivir una experiencia tras una caída de casi 30 metros de altura, Craig DeMartino, vive contando su historia en conferencias, como un ejemplo de motivación y capacidad de recuperación, afirmado en su fe.

Basado en momentos donde exigió toda su fuerza atada a Cristo, dio su testimonio sobre el accidente en un relato en el canal Outdoor Channel, durante la presentación de su programa, Fight to Survive –Lucha Para Sobrevivir–.

Profeso cristiano, el alpinista tuvo que elevar su confianza en Dios, cuando pasó por una larga lista de lesiones y dolores crónicos a través de una decisión difícil: que le amputaran su pierna derecha.

Después perder su pierna, pasó por un par de meses de agonía, pero finalmente tuvo el valor de ir hacia adelante.

DeMartino dice que fue capaz de sanarse la mente y el cuerpo, y no sólo restauró su calidad de vida, volvió a escalar.

Al hablar con Christian Post, revela que sus mayores fuentes de inspiración fueron su familia y su esposa, Cyndy.

“Ella (la esposa) es una escaladora, y cuando estaba en el hospital, dijo que “si quieres subir de nuevo, entiendo, es tu decisión. Me dio confianza”, dijo.

El atleta destaca que logró superar el miedo de volver a las rocas a través de la fe, citando el aire libre como “un gran componente para vivir”.

A pesar de que conoce la importancia de ir a la iglesia, explica que cuando la escala se sienten más cerca de Dios en esos momentos que cuando está en la congregación.

“Me gusta mucho nuestra iglesia, y siento una gran conexión con Dios cuando estoy allí, pero tengo una mayor conexión con Dios cuando estoy por ahí, porque veo a Dios en casi todo”, dice.

Después de regresar al deporte, DeMartino se convirtió en el primer amputado en llegar a los 3200 metros de la formación rocosa de El Capitán en la parte norte del valle de Yosemite, California (EE.UU.).