nav
Lunes 05 de Diciembre de 2016

Millonario cristiano abandona el fútbol para plantar y donar patatas

Entre las muchas historias de superación y escándalos que involucran a jugadores millonarios, la de Jason Brown se distingue por su gigante “paso de fe”.

  • Deportes    
  • 9 dic 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Huyendo por completo de lo que sería mejor para él, el ex jugador de fútbol americano, puso fin a su carrera, a los 29 años. Jugó siete temporadas en la NFL, principal liga de fútbol americano y se convirtió en un millonario.

Brown, jugó fútbol americano universitario en Carolina del Norte y luego fue reclutado por los Baltimore Ravens en la cuarta ronda del Draft de la NFL 2005. A pesar de ganar una posición de partida para los Ravens y luego ganar un contrato de 37 millones de dólares por cinco años con el St.

Louis Rams como agente libre, Brown prefirió concluir su contrato para seguir sus convicciones y dedicarse a una granja y reducir la pobreza en su lugar natal Louisburg, Carolina del Norte.

Aunque tenía propuestas de otros equipos, incluyendo su primer equipo. En su lugar, prefirió dejar el deporte para convertirse en agricultor. Compró una finca de 4.000 metros cuadrados en el estado de Carolina del Norte y comenzó una plantación. Su principal objetivo era dar la producción a la gente pobre. Sólo en 2014, Brown donó 20 toneladas de patatas y 4,5 toneladas de pepinos.

Un hecho que llama la atención de esta historia es que Brown no sabía nada sobre el cultivo de patatas.

Así que él decidió aprender todo en línea a través de videos en YouTube. Aunque tuvo dificultades al principio, pasó gran parte de 2013 aprendiendo lo necesario para organizar una granja y cultivar patatas y otros vegetales. A día de hoy, él trabaja diario con sus empleados.

La cadena de televisión estadounidense CBS emitió un informe especial del programa On the Road, donde contó la trayectoria de Brown. Él llamó la atención mediática por su inusual y fuerte testimonio de fe. Él dice que casi nadie lo apoyó cuando hizo este cambio radical en su vida. “Mi jefe dijo, ‘usted está haciendo el mayor error de su vida’ “. Lo miré y le dije: ‘no, no soy yo’ “, contó a la CBS.

Al contar lo que motivó esta decisión, él explicó que recibió una visión de Dios, así que fue obediente y nombró a su finca “Primicias”.

Él le dijo al reportero de CBS que nunca se sintió más exitoso por lo que había ocurrido. “Ver todo brotar de la tierra es la cosa más hermosa que uno puede ser testigo. No por los patrones del hombre, sino a los ojos de Dios”.

Él explica que no se olvida de su vida millonaria como jugador. En la granja él siempre cuenta: “Dios me reveló que tenía algo más grande preparado para mí, debía volver con mi familia a Carolina del Norte, donde nací e inicié en una granja. Aun sin saber nada de agricultura, por obediencia… Tay [la esposa] y yo hicimos un pacto con Dios y dijimos que además de ponerle el nombre de Primicias a la granja, donaríamos a su pueblo los primeros frutos de todo lo que nos produjera la tierra”.

También explicó que ve todo el proceso como una “misión” que incluye compartir el Evangelio de Jesucristo. La primera parte de la producción fue donada a organizaciones cristianas que atienden a familias necesitadas. Para Brown, esta es una manera de “servir a los demás con amor”. Además de la granja, su familia mantiene Wisdom for Life [Sabiduría para la Vida], que promueve eventos evangelísticos, con énfasis en los deportes.