nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

José Mourinho: “Oro a Dios todos los días, pero nunca por el fútbol”

“Yo creo totalmente, claramente”, le dijo al diario inglés Telegraph. “Cada día oro, todos los días hablo con Él”, dice José Mourinho, entrenador del Chelsea.

  • Deportes    
  • 16 abr 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

El entrenador del Chelsea José Mourinho ha hablado de su profunda fe cristiana, pero también ha admitido que nunca ora a Dios por el fútbol.

El ex futbolista portugués de 52 años de edad, que es considerado como uno de los más grandes entrenadores de fútbol de todos los tiempos, dijo que él es un hombre verdaderamente religioso.

“Yo creo totalmente, claramente”, le dijo al diario inglés Telegraph. “Cada día oro, todos los días hablo con Él.

No voy a la iglesia todos los días, ni siquiera todas las semanas. Voy cuando siento que necesito. Y cuando estoy en Portugal, siempre voy”.

Él dijo que ora por su familia, hijos, esposa, padres, por la felicidad y una buena vida familiar. “Pero puedo decir la realidad es que nunca voy a la iglesia para hablar con él sobre el fútbol. ¡Nunca!”.

Él y su esposa Tami apoyan un programa católico de alimentos en Setúbal, Portugal, pero por razones genuinas de caridad, no es visto con buenos ojos. “Tenemos un principio y es que lo que hacemos no es para que la gente sepa, o para promueva nuestro perfil. Lo hacemos porque podemos y queremos que nuestros hijos e hijas entiendan lo privilegiados que somos, para que comprendan que otras personas necesitan apoyo”, dijo.

El primer trabajo de Mourinho fue enseñarles a niños con síndrome de Down y con discapacidad mental. A partir de ahí se fue a entrenar a los 16 años de edad.

“Ahora entreno a los mejores jugadores del mundo, y lo más importante no es que usted esté preparado desde el punto de vista técnico, lo más importante es la relación que establece con la persona. Por supuesto que necesito el conocimiento, la capacidad para analizar las cosas. Pero el centro de todo es la relación y la empatía, no sólo con el individuo sino con el equipo”, dijo.

“No se trata de establecer la relación perfecta entre tú y yo, se trata de establecer la relación perfecta con el grupo, ya que el grupo gana las cosas, no es la persona que gana las cosas”.

Él se pronunció por el espíritu de equipo, pero dijo que el talento individual era la cosa más importante para un jugador. También describió el cambio de cultura, donde los mejores jugadores esperan la extrema riqueza, incluso cuando apenas están comenzando. “Una vez que los jugadores llegan al fútbol esperan que al retirarse sean ricos. ¡Ahora esperan ser ricos antes de jugar el primer partido!”.