nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Manny Pacquiao confía en que el Señor le ‘entregará’ en sus manos a Floyd Mayweather

Pacquiao reconoció que no siempre fue el pilar de la comunidad. “Bebí, fui mujeriego, juegos de azar”, dijo a Couric. “Pero cuando entregué mi vida al Señor, cuando acepté a Jesucristo como mi Señor y Salvador, le entregué toda mi vida.”

  • Deportes    
  • 22 abr 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Manny Pacquiao se enfrentará a Floyd Mayweather el próximo mes en lo que se llama la “Pelea del Siglo”, pero él no está preocupado.

El campeón en boxeo dijo que no hay duda en su mente que la victoria será suya el 2 de mayo.

“Tengo una confianza de un 100 por ciento que el Señor mi Dios, a quien sirvo, lo entregará en mis manos”, dijo Pacquiao a Katie Couric en una entrevista reciente.

Mientras que Pacquiao admite que no le gusta su oponente, sí reconoció que el boxeador invicto tiene buenas habilidades defensivas.

Pero, añadió, que lanzando muchos golpes es como ganan los boxeadores.

La pelea muy esperada que será en el MGM Grand Hotel & Casino en Las Vegas, se tiene previsto que genere más de 400 millones de dólares en ingresos. Pacquiao está por hacer más de 100 millones por esta pelea, pero dijo que el combate significa mucho más para él que el dinero.

“Es una vez en la vida”, admitió. “Esta pelea es muy grande, muy importante, sobre todo en mi país”.

Manny Pacquiao, está aún más comprometido a derrotar a Mayweather por su condición de ídolo en Filipinas. El boxeador de 36 años de edad, dijo que él no quiere decepcionar a sus fans, y mantiene un estilo de vida disciplinado para ser un modelo a seguir para los demás.

Sin embargo, Pacquiao reconoció que no siempre fue el pilar de la comunidad. “Bebí, fui mujeriego, juegos de azar”, dijo a Couric. “Pero cuando entregué mi vida al Señor, cuando acepté a Jesucristo como mi Señor y Salvador, le entregué toda mi vida”.

El combate es ahora para un marido y padre de cinco hijos, que está construyendo una iglesia, una escuela y un centro comunitario de 5.7 acres en la ciudad General Santos en Filipinas. Él planea llamar a la “Iglesia Palabra Para Todo El Mundo”.

“Quiero dejar un legado de fe y una Casa de Dios”, explicó. “Esto es más importante para mí que mis logros en el boxeo y la política”.