Boxeador británico Tyson Fury: “Fue sólo por el poder de Jesús que gané esta pelea”

Fury había entrado en la pelea como un perdedor, los expertos rotundamente confiaban de que Klitschko iba a retener su título de peso pesado. Sin embargo, el boxeador británico resultó demasiado rápido y difícil de alcanzar para el ex campeón, y Fury se adjudicó el título al ganar en los puntos 115-112, 115-112, 116-111.

  • Deportes    
  • 4 dic 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

REINO UNIDO.- El británico Tyson Fury destronó Wladimir Klitschko de todos sus títulos de campeón pesado y se convirtió de la noche a la mañana en la sorpresa máxima del boxeo en este 2015 a punto de culminar.

Por lo pronto, nadie sale del shock que provocó su victoria. No es para menos. Los últimos 11 años, la división de los pesos pesados fue un territorio ocupado, dominado y gobernado por los hermanos Klitschko, en especial, el más pequeño Wladimir.

Desde su última derrota en 2004, él había vencido a 22 rivales, la mayoría por KO y en su mayoría en peleas aburridas, extremadamente lentas y donde la imagen del boxeo transmitido tuvo pasajes hasta grotescos por su baja calidad. Las presentaciones del gigante ucraniano, sumadas a la falta de grandes figuras, colaboraron con la perdida de interés por una división (pesados) que por décadas fue la reina indiscutible del boxeo profesional.

Pero lo que pocos dicen los diarios es que tras su victoria Fury ha dado gracias a Jesús y declaró que sólo fue por el poder del Señor, que se las arregló para derrotar a Wladimir Klitschko para convertirse en el rey de los pesados durante casi los últimos diez años, pues ha obtenido los cinturones de la Asociación (AMB), Federación (FIB) y Organización (OMB).

Hablando después de su victoria dramática, Fury testificó: “Yo usé mi jab, usé mi agilidad. Pero fue con el poder de Jesús que gané esta pelea. Mi Señor, mi salvador. En el poderoso nombre de Jesús te lo agradezco”.

Fury había entrado en la pelea como un perdedor, los expertos rotundamente confiaban de que Klitschko iba a retener su título de peso pesado. Sin embargo, el boxeador británico resultó demasiado rápido y difícil de alcanzar para el ex campeón, y Fury se adjudicó el título al ganar en los puntos 115-112, 115-112, 116-111.

Este británico, hincha del Manchester United, nació en una caravana de gitanos, tres meses antes de un embarazo normal y su primera misión de vida, fue luchar para salvar su vida. Su padre, tal vez por una ironía del destino, lo bautizó en 1988 con el nombre de su gran ídolo: Mike Tyson.

Sin hogar fijo, criado en carpas y presenciando las peleas de sus padres, Tyson fue una de las cuatro criaturas que sobrevivieron a los catorce embarazos de su madre. Como en tantas aventuras de vida, el boxeo fue su primer equilibrio y parece que también fue su salvación.

Fury no solo pudo desarrollar una exitosa carrera, también se convirtió en un simpático y alocado personaje que, entre otras cosas, sube videos graciosos a YouTube, en algunos de los cuales se lo puede ver rompiendo sandías con la cabeza, en otro disfrazado de Batman tras simular una pelea con un amigo disfrazado de Robin o en el colmo de las excentricidades, la noche en que conquistó el título se apropió del micrófono para dedicarle una canción a su esposa en el centro del cuadrilátero.