Atletas cristianos aprovechan para hablar de Jesús en TV ABC

Steele Johnson y David Boudia se emocionaron al ver que habían clasificado para el equipo olímpico norteamericano de clavados sincronizados. “No podemos llevarnos el crédito. A Dios sea la gloria”.

  • Deportes    
  • 1 ago 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

La reportera del canal de televisión estadounidense ‘ABC’ pensaba que sólo intercambiaría algunas palabras con dos atletas jóvenes que juntos clasificaron para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en agosto (2016).

Pero, para sorpresa de la periodista, fue que finalmente descubrió que ella estaba entrevistando a dos atletas cristianos que no pierden la oportunidad de compartir el Evangelio.

Para los atletas olímpicos de Estados Unidos, Steele Johnson y David Boudia, la posibilidad de ganar medallas de oro en Río de Janeiro es realmente algo grande, pero no del todo.

Dijeron que su verdadera vocación es difundir el amor de Jesús a través del deporte que han elegido: el salto o clavado, según el sitio ‘Q Political’.

Pronto después de ver el buen resultado de salto doble, Steele no se contuvo y terminó llorando de emoción. Cuando la periodista le preguntó sobre su reacción después de ganar un lugar en el equipo de clavado de Estados Unidos para los Juegos Olímpicos, dijo: “He trabajado para hacer realidad este sueño desde hace mucho tiempo, sinceramente, nunca pensé que llegaría el día. Es genial porque es emocionante, es divertido, pero no va a ser una identificación para el resto de mi vida”.

La reportera tenía curiosidad acerca de la declaración de Johnson con respecto a su identidad y el factor esencial que lo definía. Así que el atleta pasó a explicar su punto de vista, recordando que Jesús es quien define su identidad.

“Sí, yo soy Steele Johnson, atleta olímpico, pero al mismo tiempo estoy aquí para amar y servir a Cristo. Mi identidad está enraizada en Cristo”.

La respuesta sorprendió a la periodista quien rápidamente viró para el otro atleta, Boudia, medallista de oro en los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres quien opinó de la misma manera que su compañero.

“Justo antes del último zambullido, las emociones simplemente se derraman dentro de mí”, dijo Boudia. “No podemos llevarnos el crédito por eso … A Dios sea la gloria, porque por eso es lo que hacemos todos los días”.

De acuerdo a la información del sitio ‘Q polítical’, Boudia se convirtió al cristianismo en el año 2010. Desde entonces, ha declarado abiertamente su fe, incluyendo antes, durante y después de los Juegos Olímpicos de 2012.

Ya en 2012, cuando se clasificó para el equipo olímpico de Estados Unidos para competir en Londres, Boudia dijo a la prensa: “Estamos muy agradecidos y tantos sacrificios que fueron realizados por nuestros entrenadores, mi esposa, familia … Pero nada se compara con el sacrificio que recibimos para vivir en la eternidad”.

El sitio norteamericano destacó que si ganan medallas de oro o no, Johnson y Boudia “saben su verdadero trabajo que es difundir el amor de Jesús”.