Nadadora paralímpica glorifica a Dios por dos medallas de oro

Ella es hija de un ministro bautista, pero además de ser profesional en natación se desempeña como profesora de religión. Su vida está marcada por la superación.

  • Deportes    
  • 13 sep 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

RÍO DE JANEIRO, BRASIL. – La nadadora Bethany Firth, que representa a Irlanda del Norte en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro ganó dos medallas de oro. Ella compitió en los 100 metros espalda y 200 metros estilo libre en la categoría S14 femenino para personas que tienen algún tipo de discapacidad.

Quien la vio celebrando en la piscina del Centro Acuático Maria Lenk, se dio cuenta de que ella levantó su dedo hacia arriba.

Más tarde dijo que estaba dando la gloria a Dios. Además de la victoria se estableció un nuevo récord paralímpico para la modalidad de los 200 libres con 1: 05.04.

En la entrevista después de la competición, ella dijo: “Estoy muy agradecido de que todos llegaron juntos. Quiero dar un gran “gracias” a todos mis amigos, mi iglesia, mi familia y todos los que me apoyaron y me enviaron muchos mensajes preciosos”, dijo la campeona resaltando que hizo una oración antes de competir.

Ella es hija de un ministro bautista, pero además de ser profesional en natación se desempeña como profesora de religión. Su vida está marcada por la superación. Empezó a nadar a los 13 años y a los 16 ganó su primera medalla paralímpica.

Ella obtuvo el oro al competir en los 100 metros espalda en Londres 2012. El año pasado, se rompió la muñeca y no pudo competir en el mundo en su categoría.

Llegó a Río como una gran desconocida y en las semifinales ya había roto el récord, que es todo un logro. En declaraciones al Belfast Telegraph, dio un hermoso testimonio de fe. “Dios permite los desafíos en tu camino, pero siempre muestra un camino cuando usted está dedicado y preparado para ello”, dijo. Firth todavía puede ganar dos medallas más, ya que competirá en los 100 metros pecho SB14 y 200 metros medley SM14.