Británica fue obligada por su madre a tener sexo con más de mil hombres en culto satánico

Una mujer británica acaba de publicar un libro que cuenta cómo fue obligada por su propia madre, Jacqueline Marling, a tener sexo con 1.800 hombres.

  • Libros    
  • 26 sep 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

DAILY MAIL.-Una mujer británica acaba de publicar un libro que cuenta cómo fue obligada por su propia madre, Jacqueline Marling, a tener sexo con 1.800 hombres de edades comprendidas entre 7 y 17 años en rituales satánicos promovidos en la casa de un vecino – que se convirtió en su padrastro, según publica el Daily Mail.

“Annabelle Forest”, como se autodenomina, dice que fue iniciada en los cultos de su vecino, enamorado de su madre, Colin Batley.

Ella dijo que creía Batley, en el momento, estaba haciendo algo que demostrar su amor a los dioses y, si no lo hacía podría provocar que se enojaran y entrar en una especie de infierno.

“Colin consiguió convencer a cualquier persona a hacer lo que él quería. Él me preguntaba si yo lo estaba disfrutando, y yo tenía que decir que sí. Pero por dentro, me estaba muriendo, era horrible”, dice.

“Annabelle Forest”, dijo que, a los 14 años, fue obligada en un culto satánico a tener sexo con un grupo de hombres que había llevado su propia madre y otros vecinos de la ciudad de Llanelli en Gales.

La británica dijo que Batley no solo la violó a ella sino a varios niños, cada vez que lo hacía siempre llevaba una capa con capucha.

Los niños y las mujeres no podían mirar al hombre durante el ritual, que siempre comenzaba con canciones. En el “altar” de la casa de Batley había algunas cobras.

A los 17, Annabelle quedó embarazada de su violador, por lo que huyó de su casa. Hoy en día, la británica se siente aliviada de que Batley y Marling, estén en prisión ya que fueron condenados en 2011.

En ese año, ella dijo que siguió el juicio y se dio cuenta de que su madre también era una persona “satánica y fría” y dice que no entiende cómo ella tuvo el valor de permitir todo eso. “Asistí a la corte porque quería presenciar la sentencia, quería verla por última vez. Nadie en el mundo pudo hacerme tanto daño como ellos dos”, afirmó.

El libro “The Devil on the Doorstep: my escape from a Satanic Sex Cult”, es para alertar a la gente para que se dé cuenta de lo que sucede en su vecindario”, ya que los niños son explotados sexualmente en cualquier parte del mundo “, concluye la británica.